Santo Domingo de Silos cuenta con una nueva vivienda de alquiler social gracias al programa 'Rehabitare'

Vista exterior de una vienda reformada para alquiler social./ BC
Vista exterior de una vienda reformada para alquiler social. / BC

La Junta de Castilla y León ha acondicionado el inmueble con una inversión de 60.499,83 euros

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Baudilio Fernández Mardomingo, ha visitado esta mañana el inmueble que el Ayuntamiento de Santo Domingo de Silos ha cedido como vivienda de alquiler social gracias a los convenios del programa 'Rehabitare'con la Junta de Castilla y León y cuya inversión ha supuesto un total de 60.499,83 euros.

Los trabajos de acondicionamiento, iniciados a finales del mes de marzo de 2018 y ultimados en octubre del mismo año, han consistido en la construcción de una nueva cubierta y la redistribución de las diversas estancias de la planta baja y del mismo modo se han mejorado las condiciones de habitabilidad del inmueble de la calle Rastro, 6.

Entre las actuaciones realizadas en el inmueble se ha llevado a cabo una nueva ejecución de tabiques interiores, revoco exterior trasdosado y aislamiento de la fachada, sustitución de las carpinterías, renovación completa de cocina y baño, sustitución de pavimentos, instalación de falso techo en toda la vivienda, sustitución y adecuación de las instalaciones de saneamiento, ventilación, calefacción, fontanería y electricidad y pintado de paredes y techos.

En los convenios del programa de 2017, 'Rehabitare' ha contado con una inversión total de 195.655,83 euros para la rehabilitación de cuatro viviendas. En cuanto al 'Rehabitare' 2018, también se recuperan cuatro inmuebles, en este caso con una inversión de 189.824 euros. Además, en 2018 se suscribió un nuevo convenio, 'Arzobispare', con una inversión prevista que roda los 50.000 euros para rehabilitar dos viviendas.

Programa 'Rehabitare'

El objetivo de 'Rehabitare' es la recuperación de aquellos inmuebles de titularidad municipal que se encuentran abandonados y cuya rehabilitación y recuperación resulta interesante para el desarrollo del medio rural, a través de su alquiler como viviendas sociales.

Los ayuntamientos beneficiarios determinan las personas que ocuparán las viviendas, teniendo preferencia los colectivos de especial protección, como familias numerosas, personas dependientes o con discapacidad, mayores de 65 años, menores de 35 años, víctimas de violencia de género y terrorismo, unidades familiares en riesgo de exclusión social, deudores hipotecarios… Los propios ayuntamientos fijan el precio del alquiler sin que este exceda de una tercera parte de los ingresos de la unidad familiar.

La Consejería, por su parte, se compromete a abonar los honorarios de Proyectos y Estudios de Seguridad y Salud, contratar las obras asumiendo el pago de su coste total y contratar el equipo técnico que se encargará de su dirección técnica, asumiendo el pago del coste total de sus honorarios.