El Servicio de Justicia Restaurativa mantiene su actividad y resuelve 19 casos en 2017

Foto de archivo de un juicio/Antonio Quintero / El Norte de Castilla
Foto de archivo de un juicio / Antonio Quintero / El Norte de Castilla

De los 23 casos en los que el Servicio ha podido intervenir, veinte son faltas y tres delitos

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

El Servicio de Justicia Restaurativa de Castilla y León ha resuelto «de forma satisfactoria» un total de 19 casos en Burgos durante 2017, según recoge su última memoria anual publicada. En concreto, el servicio recibió 27 casos. De ellos, uno está pendiente de resolución y en tres no se pudo intervenir, debido a la imposibilidad de localizar a algunas de las partes. Los 19 restantes fueron resueltos con éxito. Además, solo tres fueron considerados delitos y veinte faltas. Estas cifras indican que «la cantidad de asuntos no es excesivamente relevante, sino que se mantiene el nivel», tal como recoge la memoria.

La Justicia Restaurativa se centra en los delitos que causan daños a personas y comunidades, y aboga por una justicia que repare esos daños con la participación de las partes, es decir, es esencial la inclusión. Por tipo de asuntos abordaros, las amenazas fueron «de nuevo», según señala el informe, las que ocuparon la mayoría de los registrados, con un 28% del total. Las lesiones, con un 25%, son las segundas que más se trataron y los hurtos, con un 19%, las terceras. Del total de solicitudes, cuatro de cada diez proceden de la Fiscalía, «en virtud del acuerdo de colaboración que ambas entidades mantienen desde el año 2007».

Las amenazas ocupan la mayoría de asuntos resgistrados, seguidas de las lesiones

En cuanto a las clases de reparaciones, se vuelven a repetir los acuerdos de carácter moral y de actividad, superando la mayoría de los casos, con un 53%. En concreto, las dos que más demandan las víctimas son recuperar la seguridad y que el infractor se comprometa a no volver a hacerlo. Se trata de reparaciones no económicas, aunque el pasado año estas han aumentado, debido a que también se han incrementado los delitos contra el patrimonio. Para la Justicia Restaurativa prima la reparación conforme a lo que la víctima necesite, es decir, una reparación no material frente a la económica del sistema tradicional.

La actividad del Servicio de Justicia Restaurativa se traduce en 56 personas atendidas durante 2017, siendo 29 infractores y 27 víctimas. De todos ellos, el 69% mantenía una relación previa a la situación de conflicto y, por el contrario, los asuntos en los que las partes no se conocen con anterioridad han disminuido levemente hasta el 31%. Hay que destacar que no se ha registrado ningún caso en el que la relación entre la víctima y el infractor sea laboral. Además, la memoria refleja una tendencia al alza en los conflictos en los que se ven implicadas personas de entre 18 y 30 años, hasta alcanzar el 57%. Y un año más, el 91% de los usuarios del servicio tiene una edad que oscila entre los 18 y 45 años.

La Justicia Restaurativa en Castilla y León cumple 11 años de servicio. Más de una década de funcionamiento en la que han resuelto un total de 226 casos y con los que quieren «reivindicar» que se sigan dando «los pasos necesarios» para gestionar delitos más graves, pues el servicio considera que «es ahí donde más se puede ayudar a las víctimas a sentir que se ha hecho justicia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos