La DGT se suma a la campaña de Tispol de intensificación de la vigilancia a camiones, autobuses y furgonetas en Burgos

Agentes de Guardia civil de Tráfico y Guarda Nacional Republicana de Portugal, en Burgos. /BC
Agentes de Guardia civil de Tráfico y Guarda Nacional Republicana de Portugal, en Burgos. / BC

Durante el año 2017, este tipo de vehículos estuvo involucrado en un total de 17.501 accidentes con víctimas

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Guardia Civil de Tráfico en Burgos se suma a la campaña de control de vehículos destinados al transporte de mercancías y personas (Operación Truck and Bus) que la organización Internacional de Policías de Tráfico (TISPOL) pone en marcha desde hoy y hasta el 24 de febrero.

La campaña tiene como objetivo controlar a camiones, autobuses y furgonetas que en 2017 en vías interurbanas estuvieron involucrados en un 11%, 1% y 13%, respectivamente, de los accidentes con víctimas.

Durante una semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil incidirán en la vigilancia y control de aspectos tales como la velocidad a la que circulan, las horas de conducción y descanso, el tacógrafo, el exceso de peso, los posibles defectos técnicos del vehículo o la seguridad de la carga transportada. También comprobarán que la documentación del vehículo y del conductor es la correcta, que la conducción no se realiza bajo los efectos de alcohol u otras drogas o que todos los ocupantes del vehículo hacen uso del cinturón de seguridad. La vigilancia se realizará en toda clase de vías y a cualquier hora del día, especialmente en aquellas carreteras en las que la intensidad de la circulación de este tipo de vehículos es mayor.

Pedro de la Fuente, subdelegado del Gobierno, ha recordado que «Burgos es una provincia estratégica y un eje fundamental en el transporte de mercancías por carretera, por ello, es necesario poner una atención especial este tipo de vigilancia». De la Fuente valora positivamente, además, «la especial dedicación de nuestro subsector de tráfico de la Guardia Civil, grandes profesionales, cercanos y humanos», concluye.

Según Raúl Galán, jefe provincial de la DGT, «la realización de este tipo de campañas por las distintas policías de tráfico europeas demuestra que las preocupaciones por la seguridad vial son las mismas». Además, ha añadido que «la importancia que tiene el transporte de mercancías y de personas por carretera hace necesaria una vigilancia especial, si se tiene en cuenta que son vehículos de dimensiones mayores que el resto y que en caso de estar implicados en un accidente suelen ser más lesivos».

Siniestralidad en España

En 2017, las furgonetas estuvieron implicadas en 11.150 accidentes con víctimas en las que fallecieron 243 personas, que viajaban en el momento en otro vehículo distinto al camión o bus implicado en el accidente. Respecto a los camiones de más de 3.500 kg y autobuses, estos se vieron implicados en 6.351 accidentes con víctimas, en los que fallecieron 364 personas.

La mayoría de los accidentes con víctimas y fallecidos en los que estaba implicado un camión tuvo lugar en vías interurbanas, situación contraria en el caso de que el vehículo implicado fuera un autobús, donde el mayor número de accidentes se produjeron en vías urbanas. La distracción es una de las principales causas de la accidentalidad en este tipo de vehículos.

Los datos disponibles sobre vehículos pesados y autobuses, publicado por el Observatorio Europeo de Seguridad Vial (ERSO), establece que en 2016, aproximadamente, 4.000 personas murieron en accidente de tráfico en los que estaba involucrado algún vehículo de mercancías de más 3,5 toneladas y 600 en accidentes en los que estaba involucrado un autobús o autocar.

La tasa de mortalidad media en la UE en accidentes relacionados con vehículos pesados es de 8,1 por millón de habitantes y de 1,2 por millón de habitantes para los accidentes de autobuses o autocares, que en el caso de España es de 6,1 y 1,4, respectivamente.