«Ha tardado mucho en llegar, ha habido muchas muertes de por medio»

El portavoz de la plataforma, Rafael Solaguren, celebra el fin del peaje. / GIT

El portavoz de la Plataforma de Afectados por la N-I, Rafael Solaguren, aplaude la liberalización de la AP-1, pero asegura que se mantendrán «vigilantes» hasta ver cumplidas toda las reivindicaciones sobre la mejora del corredor

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

A Rafael Solaguren le ha tocado durante años dar la cara en los momentos más complicados. Tras cada muerte en la calzada de la N-I, la suya ha sido la voz de la Plataforma de Afectados, y, por extensión, de los miles de burgaleses que han apoyado la lucha por la liberalización de la AP-1. Pero esta noche, coincidiendo con la retirada de las barreras en la ya autovía libre, el mensaje ha sido otro. Un mensaje impregnado de satisfacción contenida.

«Es un dia histórico. Llevamos mucho tiempo peleando por esto» y por fin se ha conseguido, ha asegurado en el peaje de Castañares minutos antes de la medianoche. Eso sí, a su juicio, la liberalización de la AP-1 «llega demasiado tarde». Y es que «ha habido muchas muertes de por medio». Demasiadas.

En este sentido, Solaguren tiene claro que la retirada de las barreras de los pejaes no ha llegado por gracia divina. «Si no llega a ser por la presión social no se hubiese conseguido». Una presión social que, a su juicio, «ha sido un ejemplo». «Si hubiésemos quemado las cabinas a lo mejor lo hubiesemos conseguido antes, pero creo que hemos dado un ejemplo de civismo y constancia, dando razones y pidiendo soluciones, no sólo señalando a los responsables, aunque los habrá y muchos», ha setenciado.

Con todo, el portavoz de la plataforma insiste en que la apertura de los peajes no es sino un primer paso para adecuar la vía a las nuevas condiciones de circulación. «A nadie se le escapa que son necesarios más accesos, más áreas de descanso y un tercer carril. Lo lamentable es que hoy estemos hablando de las cosas que faltan cuando desde 2005 se sabe la fecha» en la que concluía la concesión. El problema, añade, «es que nadie ha tenido la más mínima intención de hacerlo». «Esperemos que no haya que obligar a que se hagan los accesos y el tercer carril».

Y todo ello, ha recordado, sin olvidar la situación que arrastran otras vías de peaje. «La AP-1 es la primera de España» en librarse del peaje, «pero esperemos que no sea la última». No en vano, «la situación se repite en otras partes del país que se merecen también que se les atienda y se acabe con la discriminación de los peajes y la inseguirdad que generan». «Las autopoistas que hay que rescatar son estas, no los negocios deficitarios de unos pocos, porque cuestan vidas».

Más información

 

Fotos

Vídeos