Tráfico «fluido» en el primer fin de semana de la A-1 libre

Tráfico «fluido» en el primer fin de semana de la A-1 libre

Las mayores intensidades de tráfico por la antigua AP-1 se registraron en la tarde del domingo | Aún es pronto para extraer conclusiones sobre la redistribución del tráfico en el corredor Burgos-Miranda

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La antigua AP-1 ha superado con total normalidad su primer fin de semana como vía gratuita. Según señalan fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Burgos, tanto el sábado como el domingo se ha registrado un tráfico «fluido» en la carretera, que ha pasado a denominarse A-1. En este sentido, las mayores intensidades de tráfico se registraron en sentido Burgos en la tarde del domingo.

Paralelamente, la circulación ha sido «muy tranquila» por la N-I, donde ya han comenzado a notarse los primeros efectos de la liberalización de la antigua autopista.

Sin embargo, desde la Subdelegación insisten en que aún es pronto para extraer conclusiones. No en vano, la liberalización de la vía ha coincidido con el fin de semana, un momento en el que la circulación de vehículos se reduce sensiblemente, debido fundamentalmente a la ausencia de tráfico de mercancías.

De esta forma, las primeras grandes conclusiones se comenzarán a poner sobre la mesa a partir de esta semana. Hoy lunes, los camiones han vuelto a circular por el corredor Burgos-Miranda y, aunque muchos todavía no conocen la nueva situación de la AP-1, ya ha comenzado a registrarse un significativo trasvase de camiones desde la N-I.

A la espera del Puente de la Inmaculada

Con todo, la gran prueba de fuego llegará el próximo miércoles por la tarde, cuando arranque la operación especial de tráfico correspondiente al Puente de la Inmaculada. Se trata de una de las operaciones de tráfico «más complicadas» de gestionar, por cuanto que coinciden en un mismo periodo grandes y pequeños desplazamientos.

En este sentido, desde la Subdelegación confían en que la liberalización de la AP-1 no conlleve grandes problemas, a pesar de la presencia de las playas de peaje (que obligan a reducir la velocidad para seguir circulando) y de la falta de señalización. Una falta de señalización que se está solventando de manera «progresiva».

Con todo, durante estos primeros días se mantendrá activo el dispositivo especial de la Guardia Civil. Un dispositivo que, eso sí, no implica mayores esfuerzos por parte del Instituto Armado. «El dispositivo de la Guardia Civil en el corredor Burgos-Miranda es permeable», explican. Es decir, que los agentes se reparten entre la N-I y la nueva A-1 en función de las necesidades. Y es que, hay que tener en cuenta que la liberalización de la vía no implica mayor circulación en el corredor. «El tráfico es el mismo, pero se está redistribuyendo», subrayan desde la Subdelegación.

Más información

 

Fotos

Vídeos