Tráfico prevé una afección «muy puntual» en las carreteras de Burgos a la medida de reduccir la velocidad máxima de 90km/h

La N-120 será una de las carreteras afectadas/PCR
La N-120 será una de las carreteras afectadas / PCR

La DGT prepara para 2019 un decreto para reducir de 100 a 90km/h la velocidad máxima en carreteras convencionales

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Se trata de un proyecto, sin borrador que lo concrete pero con fecha de puesta en marcha. A través de un real decreto, en el que ya se está trabajando, la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé modificar en 2019 el Reglamento General de Circulación para reducir de 100 a 90km/h la velocidad máxima en las carreteras convencionales. La medida pretende servir para reducir la siniestralidad vial, pues el 80% de los fallecidos corresponden a carreteras secundarias.

Sin embargo, la propuesta tendrá una afección «muy puntual» en las carreteras de la provincia de Burgos, a falta de conocer con exactitud en qué vía y en qué puntos se llevaría a cabo la reducción. Y es que, como bien explica el jefe provincial de Tráfico, Raúl Galán, estamos hablando de carreteras convencionales con un único carril por sentido, sin separación física entre los mismos y con un arcén de 1,5 metros.

Más información

Solo en estas carreteras, al margen de autovías y autopistas, se puede circular a 100km/h. En el resto de las vías, la velocidad máxima se reduce a 90km/h, o incluso es menor, dependiendo del tipo de carretera y las características que presenta de calzada y arcén. Así, a priori, la medida afectaría a vías como la N-I, la N-120, la N-627, la N-234, la CL-629, la N-623; vías nacionales y algunas de rango autonómico, ha apuntado Galán.

Además, el jefe provincial ha recordado que en la mayoría de ellas se cuenta con muchos tramos restringidos ya a 90km/h (o incluso menos), así que en la práctica la medida tendrá poca incidencia en las carreteras de la provincia. Y por lo que respecta a tiempo de recorrido, aun menos. Raúl Galán insiste en que la diferencia entre ir a 90km/h e ir a 100km/ es mínima, de unos minutos en el recorrido, pero el riesgo de sufrir un accidente o de que tenga consecuencias más graves sí que se ve amplificado a mayor velocidad.

La propuesta de la DGT afectará a turismos y motocicletas, que bajarán de 100 a 90km/h, pero también a furgonetas, autobuses y camiones, cuya velocidad máxima se reducirá a 80km/h. Eso sí, el documento en el que trabaja el organismo gubernamental se incluirá la salveddad de que el titular de la vía (sobre todo para el caso de carreteras autonómicas) pueda mantener la velocidad máxima de 100km/h, siempre y cuando esa vía tenga sendos carriles separados físicamente, con quitamiedos, bloques de hormigón u otras medidas.

Sanción por el uso del móvil

Por otra parte, la DGT también está trabajando en un endurecimiento de las sanciones por el uso del teléfono móvil al volante, entre otras conductas de riesgo, con incluso la pérdida de 6 puntos del carné por puntos. Se trataría de equiparar el uso del móvil a infracciones graves como conducir bajo los efectos de estupefacientes y psicotrópicos o hacerlo de manera temeraria.

Y es que las distracciones, derivadas del teléfono móvil, el GPS o el navegador, están detrás de casi el 50% de los accidentes de tráfico ocurridos en las carreteras de la provincia. Tal vez no sean la causa principal, pero unida a un exceso de velocidad, suelen agravar las consecuencias del accidente o incrementar los riesgos de siniestralidad.

 

Fotos

Vídeos