Traición, guerra e historia se entremezclan en Atapuerca

Miles de personas disfrutan un año más de la representación de la Batalla de Atapuerca, una contienda clave en la historia de Castilla | La representación se complementa con una escena de arquería

La representación estrenó una escena de arquería. /Ricardo Ordóñez / ICAL
La representación estrenó una escena de arquería. / Ricardo Ordóñez / ICAL
Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Las tropas castellanas vuelven a vencer. Más de 200 actores, vecinos en su gran mayoría de esta zona de Atapuerca, han interpretado esta tarde por vigésimo tercera vez la histórica batalla desarrollada el 1 de septiembre de 1054 entre Fernando I de Castilla y García III de Navarra. Una batalla fraticida que marcó el rumbo de la historia del entonces condado castellano.

Unos años antes, en 1037, ese territorio al que pertenecía Atapuerca fue anexionado a Navarra tras la Batalla de Tamarón, en la que García colaboró con su hermano Fernando I para vencer al rey leonés Vermudo III. Pasados los años, Fernando quiso recuperar dichas tierras, pero las negociaciones con su hermano no acabaron del todo bien y ni siquiera el clero, representado en los abades de San Salvador de Oña y de Santo Domingo de Silos, pudieron evitar el terrible desenlace al que estaban abocados.

Así, los dos hermanos se citaron en el campo de batalla, la llanura de la iglesia de Atapuerca, el 1 de septiembre de 1054, para batirse en una contienda que este domingo se ha vuelto a representar con algunas novedades con respecto a otras ediciones. Sin duda, la más atractiva ha sido la inclusión de una nueva escena de arquería, que ha dotado de mayor empaque histórico a la recreación.

Y es que los arqueros fueron los encargados de abrir las hostilidades en una batalla que terminó de la peor manera posible, con una traición del caballero navarro Sancho Fortún, que aprovechó el fragor de la batalla para clavar su espada al rey Sánchez García y darle muerte. La historia sitúa la razón de tan terrible desenlace en el adulterio de la mujer de Fortún, Velasquita, con el propio rey de Navarra, una ofensa que el abanderado pamplonés juró vengar en cuanto se enteró, pero que fue también su condena a muerte, pues Fernando I no tuvo piedad con él cuando se enteró de la traición.

Las tropas navarras y castellanas volvieron a batirse.
Las tropas navarras y castellanas volvieron a batirse. / Ricardo Ordóñez / ICAL

La tragedia se extendió a la propia Velasquita, quien se clavó un puñal a los pies de su amante al enterarse de tan terrible suceso, siendo esta triste historia el precio para pagar por Fernando I para conseguir las tierras burgalesas.

Interés Turístico Regional

De esta manera concluyó la batalla de Atapuerca, cuya recreación se celebra en la localidad burgalesa de manera ininterrumpida desde el año 1996. Su trayectoria le permitió en 2017 obtener la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional, un reconocimiento que se vio complementado este mismo año, cuando fue nombrada 'Mejor Iniciativa de Desarrollo Local' por la Asociación de Profesionales de Desarrollo Local de Castilla y León (ADELCYL).

A lo largo del fin de semana se han desarrollado diferentes actividades en las que han participado miles de visitantes, entre 4.000 y 5.000 según la organización, como la recreación de un campamento, la exhibición de una forja artesanal y el tradicional desfile de antorchas por las calles de Atapuerca que tuvo lugar en la noche de ayer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos