El turismo rural se marca como reto llegar al 20% de ocupación media en 2018

Establecimiento de turismo rural/PCR
Establecimiento de turismo rural / PCR

Los establecimientos de la provincia se quedaron en el 16% el pasado año, una «media ridícula» que demuestra que el sector sigue tocado

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El sector del turismo rural en la provincia de Burgos está «preocupado». Mientras se reactiva el turismo, en términos generales, y parece que la economía va recuperándose, los establecimientos rurales no acaban de notar esa mejoría. Y una buena muestra son los datos acumulados en 2017. «La situación se mantienen como el año anterior», ha asegurado el presidente de la Asociación de Turismo Rural de Burgos Turalbur, Francisco Hernansanz. Ha subido ligeramente la ocupación media pero las cifras siguen siendo «ridículas».

Así, la ocupación por plaza ascendió al 16,43 por ciento, muy lejos del 25 o 30 por ciento que sería necesario para poder decir que el sector es sostenible, y que las inversiones se amortizan. Por ese motivo, uno de los objetivos que se marca Turalbur para 2018 es elevar la estancia media, a sabiendas de que la actividad turística no funciona del mismo modo para todos los establecimientos y, lo más importante, que algunos no son el primer activo económico de sus propietarios, así que suelen funcionar a medio gas, y eso baja las medias.

Es una «ilusión» más que una «expectativa», ha afirmado Hernansanz, quien también confía en que 2018 sea un mejor año para la provincia. 2017 se cerró con 93.633 visitantes, lo que supone un descenso del 1,9 por ciento con respecto al año anterior. Eso sí, se incrementaron las pernoctaciones, alcanzando la cifra de 203.363, principalmente porque se dieron más 'puentes', así que la estancia media subió ligeramente, llegando a las 2,1 noches.

El presidente de Turalbur lamenta, principalmente, el descenso en el número de visitantes extranjeros. Si en 2016 fueron 15.678, el pasado año se quedaron en 13.773. Entre las razones para esta caída, la falta de promoción. Sigue siendo una de las grandes deficiencias de la provincia, desde todos los ámbitos, regional y provincial, ha afirmado. Días atrás, asociaciones profesionales como Turalbur se reunieron con el director general de Turismo para abordar este y otros problemas, y esperan nuevos encuentros que se traduzcan en acciones concretas.

Los ilegales

Otro de los caballos de batalla del sector es la lucha contra los establecimientos ilegales, y los sitos webs que los alojan. Es difícil hacerse un hueco en el turismo rural, mucho más si se tienen que enfrenta a competencia desleal. Y los problemas de conectividad, accesos a internet o TDT en el medio rural, todavía siguen sin resolverse. Francisco Hernansanz espera que «se dé algún paso en firme y se avance», pues Castilla y León sigue siendo líder en turismo rural como consecuencia de su gran extensión, pero no porque disponga de una alta ocupación media.

Desde el punto de vista de Turalbur, encaran el nuevo año con ilusión y muchos proyectos. Entre ellos, intentar incrementar el número de socios, pues Turalbur es «una buena inversión». Es el interlocutor oficial con la administración y, además, la unión hace la fuerza a la hora de luchar, por ejemplo, contra esos establecimientos ilegales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos