UCCL celebra el 40 aniversario del movimiento sindical agrario

Miembros de UCCL Burgos /IAC
Miembros de UCCL Burgos / IAC

La Unión de Campesinos ha programado una jornada (14 de enero) para recordar la historia de la organización | La cita permitirá conocer la evolución y profesionalización del sector

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

De la efervescencia del 78 a los retos planteados por los mercados internacionales. Los agricultores y ganaderos burgaleses celebrarán este domingo 14 de enero el 40 aniversario desde la creación de la Federación de Uniones de Agricultores y Ganaderos (FOAG). La cita, que tendrá lugar en el polideportivo de Villariezo, desde las 11:00 horas, permitirá hacer historia de los inicios del movimiento sindical agrario y conmemorar, con algunos hechos contados en primera persona, el avance del colectivo.

Además, UCCL ha preparado un recorrido por estos cuarenta años con fotos y documentos. Desde la organización consideran que «rebuscar en los archivos ha sido un ejercicio muy saludable». Y es que, de esta manera, los agricultores y ganaderos de la provincia recordarán de dónde vienen.

Y del momento de impulso del movimiento sindical agrario a la división de las organizaciones. Félix Arribas, presidente provincial de UCCL, ha recordado como cada vez que se ha tratado de ejercer control político en las organizaciones, el resultado ha sido la división. Así, actualmente existen varios sindicatos agrarios, aunque UCCL sigue siendo el que cuenta con mayor representación, con unos 1.800 afiliados.

Llegados a la actualidad, la organización está estabilizada, apunta Arribas, quien sólo señala amenazas para los agricultores en Madrid y Bruselas, donde se encuentran «con quienes tenemos que pelearnos». Es en estos puntos donde se hace política que afecta al sector. «Ahora están más lejos», apunta. Es por esto que el eslogan de este 40 aniversario que celebra UCCL, ‘Más necesarios que nunca’, hace referencia a la necesidad que tienen los trabajadores del sector de aunar fuerzas para conseguir que no se especule con los precios de los productos.

Por último, los agricultores y ganaderos han recordado como el perfil del trabajador del sector primario se ha ido adaptando, aumentando su profesionalización, contando con una mayor participación de la mujer en el sector y obligando a una mayor concentración de terreno de explotación para hacer viable el empleo. En este punto, Arribas ha explicado que cuando él inició la actividad, hace 36 años, tenía trabajaba 40 hectáreas y, a día de hoy, le hacen falta 150 para poder hacer frente a los impuestos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos