UPA-COAG reprocha a la Junta que las explotaciones familiares no puedan optar a ayudas para promover las energías renovables

Paneles solares. /Foto cedida por Enerpal
Paneles solares. / Foto cedida por Enerpal

Los sindicatos agrarios denuncian que las administraciones no apuesten por una alternativa para las explotaciones familiares como estrategia de desarrollo sostenible, y de protección y conservación del medio ambiente

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Alianza UPA-COAG de Burgos ha publicado un comunicado en el que lamenta que explotaciones familiares agrarias de la provincia con proyectos viables hayan quedado fuera de las subvenciones de la Junta de Castilla y León destinadas a promover la utilización de energías renovables.

Los sindicatos agrarios se pregunta «si echando para atrás expedientes modestos, pero muy interesantes desde el punto de vista sostenible y medioambiental, la Administración regional esté poniendo todos los medios a su alcance para atajar el despoblamiento que sufre el medio rural en la provincia», e insisten en que «no solo deben destinarse los fondos públicos a grandes empresas de Castilla y León, sino que al contrario deberían priorizarse las políticas públicas sociales en aquellos proyectos que presenten pequeñas empresas, autónomos y agricultores y ganaderos que ejercen su actividad y aportan su valor añadido ocupando el territorio los 365 días al año. Consideramos un retraso que no se impulse con más energía todo lo que supone incrementar ayudas a actuaciones en materia fotovoltaica, solar térmica, biomasa y otras, donde el sector agrario tiene tanto que aportar y desarrollar en unos momentos como los actuales en los que sufrimos un evidente cambio climático».

Ante esta postura de la administración, la Alianza UPA-COAG de Burgos «reclama sentido común y responsabilidad para que se apueste firmemente por la potencialidad que para la agricultura y ganadería familiar, y por lo tanto para pequeñas y medianas explotaciones, tienen este tipo de energías, ante la necesidad que existe en el sector por asumir actuaciones con versatilidad ante los diferentes escenarios climatológicos que se nos presentan», y por ello reclama a «Diputación, Junta y Ministerio que garanticen, más allá de formulismos como la concurrencia competitiva, apoyo a la actividad profesional agraria que ejercen a diario los agricultores y ganaderos, quienes en primera persona deberían tener el protagonismo que se merecen en estos nuevos tiempos que exigen compromisos con el desarrollo sostenible».