Liga Endesa

El San Pablo Burgos consigue sorprender y vencer a Unicaja

Imagen de un momento del encuentro/ACB
Imagen de un momento del encuentro / ACB

El San pablo Burgos planta cara a un Unicaja que nada pudo hacer para evitar la derrota en el Coliseum

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

Con Álex López en el quinteto titular tras su lesión, arrancó el San Pablo Burgos con la batería cargada. Tenía a un gigante delante, Unicaja, pero ya había plantado cara a otros similares antes. Tras un primer buen cuarto, llegaron las dudas y los habituales errores en el rebote, pero supieron dar lo mejor de sí mismos para llevarse el valioso triunfo ante su afición.

88 San Pablo Burgos

Thompson (21), López(-), Cancar (14), Jaramaz(6), Kravtsov (5), Fitipaldo(18), Barrera (59), Javi Vega (3), Frazier (7), Huskic (9), Cancar (14), Jaramaz (6), Radoncic (-)

79 Unicaja

Jaime Fernández (13), Salin (14), Dani Díez (8), Milosavljevic (2), Shermadini (5), Waczynski (-), Roberts (9), Lessort(5), Wiltjer (11), Carlos Suárez (12)

cuartos:
22-16, 38-37, 62-53, 88-79
Árbitros:
Jordi Aliaga, Jacobo Rial
incidencias:
Partido correspondiente a la séptima jornada de la Liga Endesa disputado en el Coliseum ante 9178 espectadores. Ambos conjuntos mostraron una pancarta de apoyo a Movember Burgos antes del comienzo del partido.

El Unicaja fue el primero en avisar, con un triple de Roberts, de que llegaba al Coliseum para hacerse con la victoria y lo quería hace a golpe de triple. Y así fue, al menos, durante los primeros compases del encuentro. El San Pablo luchaba por seguirle el ritmo, pero seguía repitiendo errores ya conocidos como los fallos en el rebote. Aún así, a tres minutos del final del primer cuarto, consiguieron ponerse por delante en el marcador (14-12) gracias a Thompson, que estaba dispuesto a hacerse cargo del equipo. Tras un tiempo muerto los del San Pablo encontraron una gran racha por la que se fueron al descanso con una ventaja amplia (22-16).

Comenzaba la segunda parte con el equipo local muy arriba, confiado, pero el rival no era pequeño y lo hizo notar. Los primeros minutos de acoso a los de Málaga consiguieron abrir brecha en el marcador, en el que el equipo burgalés llegó a irse de hasta diez puntos (29-19). Ellos fallaban en uno de sus puntos fuertes, los triples, pero durante unos minutos el San Pablo se durmió y no supo aprovechar los fallos del rival y no conseguía anotar. Así, el Unicaja empezó a encontrase cómodo en la cancha, lo que se vio rápidamente reflejado en el luminoso. Tras unos minutos trabados por parte de ambos conjuntos, los malagueños conseguían ponerse 29-24. Thompson, de nuevo, intentó echarse al equipo a la espalda, pero de nada sirvieron sus esfuerzo para ir al descanso en un apurado e interesante 38-37.

Descanso revitalizante

El equipo entró enchufado. Tras el paso por los vestuarios, tanto Cancar como Thompson y Huskic salieron fuertes y consiguieron mantenerse por delante y alejarse de los visitantes hasta el diez puntos (53-43). Minutos intensos con Fitipaldo como jugador destacado hicieron que el San Pablo siguiera sumando a buen ritmo. Tiempo muerto con 59-52 que dio el empujón y las ganas a los azulones sobre la cancha para irse a 62-23.

De nuevo salieron decididos los del equipo burgalés para demostrar quién manda en el Coliseum y para dar de su propia medicina a los de Unicaja, anotando dos triples consecutivos que les servían para ponerse 70-64, mientras el partido se le escapaba a Unicaja. El nerviosismo era evidente y las faltas por parte de ambos conjuntos lo hacían patentes. Thompson hizo enloquecer a la afición tras culminar una bonita jugada anotando para poner el 77-68 a falta de dos minutos. Un gran trabajo coral hizo el resto hasta el final del partido y puso el definitivo 88-79.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos