Victoria de prestigio para cerrar el año

El San pablo celebró la victoria. /ACB Photo / M. Henriquez
El San pablo celebró la victoria. / ACB Photo / M. Henriquez

El San Pablo Burgos encadena su segunda victoria a domicilio tras superar al Herbalife Gran Canaria en un partido que dejó encarrilado en la primera parte | A pesar de la mejoría del conjunto canario, los hombres de 'Epi' aguantaron el envite

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Fin de año soñado para el San Pablo. El conjunto burgalés consiguió hoy sumar su segunda victoria consecutiva a domicilio tras imponerse al Herbalife Gran Canaria en un partido que dominó de principio a fin y que dejó encarrilado en el primer tiempo. Y es que, a pesar de la mejoría demostrada por el Herbalife en los dos últimos cuartos, el San Pablo consiguió mantener la calma y llevarse una valioso botín de regreso a las tierras del Cid.

74 Herbalife Gran Canaria

Oliver (5), Balvin (-), Rabaseda (8), Strawberry (3), Báez (5) -quinteto inicial-; Magette (16), Eriksson (22), Vene (2), Pasecniks (2), Paulí (-), Fischer (8) y Tillie (3).

81 San pablo Burgos

Fitipaldo (8), Lima (12), Frazier (6), Thompson (9) Cancar (13) -quinteto inicial-; Benite (9), Barrera (9), Huskic (5), Álex López (8), Radoncic (2) y Javi Vega (-).

Cuartos:
12-24, 32-46; 53-64, 74-81.
Árbitros:
Carlos Peruga, Óscar Perea y Rubén Sánchez Mohedas.
Incidencias:
Partido correspondiente a la décimo cuarta jornada de la Liga Endesa disputado en el Gran Canaria Arena ante 5.591 espectadores.

La victoria cosechada el pasado fin de semana en Fuenlabrada pareció dar alas a los burgaleses, que se hicieron con el control del partido desde el primer minuto. Un juego coral, cimentado sobre el rebote defensivo, los bloqueos y un gran acierto en el lanzamiento consiguió desarmar a un Herbalife demasiado errático y falto de ideas en los primeros compases. Así, tras la canasta inicial de Thompson se desató un vendaval ofensivo que se tradujo en ventajas de hasta 13 puntos (5-18) mediado el cuarto. Un vendaval que ni el tiempo muerto de Víctor García ni la tímida reacción local en los últimos compases consiguieron frenar.

El 12-24 con el que se cerró el primer cuarto dibujaba un escenario propicio para los intereses del San Pablo, que tras el tiempo de asueto siguió a lo suyo. El recién llegado Benite se unió pronto a la fiesta, poniendo a las primeras de cambio la máxima ventaja hasta el momento (12-28) ante un Herbalife que comenzó muy pronto a dar señales de ansiedad. Los lanzamientos apresuraos y en situaciones incómodas y un balance pírrico desde la línea exterior lastraban el rendimiento del conjunto canario, que no terminaba de sentirse cómodo en ninguna de las facetas del juego. Frente a ello, el San Pablo continuaba desplegando un gran juego colectivo, en el que todos los jugadores aportaban, tanto en ataque como en defensa.

Así, la ventaja del conjunto local no hizo sino incrementarse durante todo el segundo cuarto hasta alcanzar los 20 puntos (26-46) tras un gran triple de Frazier. Un triple que, eso sí, fue respondido por Strawberry y Magette, que consiguieron reducir las diferencias hasta los 14 puntos (32-46) al filo del descanso.

Reacción canaria

Esa postrera reacción del Herbalife pareció prolongarse tras el paso por vestuarios. Cinco triples consecutivos permitieron al cuadro canario recortar diferencias (49-57) en los primeros seis minutos. Esos fueron, sin duda, los peores minutos del San Pablo, que a pesar de mantener su solvencia en el rebote defensivo, veía cómo se abría una vía de agua en el perímetro. Cierto es que los burgaleses seguían mandando en el marcador, pero las sensaciones eran bien distintas y el Herbalife consiguió ponerse a seis puntos (51-57) a falta de dos minutos, momento en el que sendos puntos de Barrera y Álex López devolvieron cierta tranquilidad al San Pablo, que encaró el último cuarto once arriba (53-64).

A pesar del arreón del conjunto canario, la situación se antojaba ventajosa para el cuadro burgalés. Eso sí, todo hacía indicar que tocaría sufrir. Y es que, el Herbalife ya estaba totalmente metido en el partido. Seis puntos consecutivos de Magette terminaron de levantar al pabellón, que veía que la remontada era posible (64-69).

Buena parte de la ventaja que había ido atesorando el San Pablo durante todo el choque se acababa de esfumar y aún quedaban casi seis minutos de partido ante un Gran Canaria lanzado. 'Epi' llamó a capítulo a los suyos para intentar frenar la sangría de los últimos minutos, pero la falta de acierto de cara al aro comenzaba a ser desesperante. Sólo Cancar, con un triple desde su casa (65-74) pareció aportar algo de tranquilidad a los aficionados azulones, pero duraría poco, ya que Herbalife volvía a recortar diferencias (72-78) a falta de un minuto. Un último minuto que se preveía de infarto, pero que al final no lo fue tanto. Un error clamoroso de Oliver permitió que Fitipaldo recuperara y marcara dos tiros libres a falta de 30 segundos (81-72) Aquello fue la sentencia definitiva, ya que no hubo tiempo para casi nada más y el San Pablo se acabó llevando una victoria que le sitúa en la mitad de la tabla.