Vuelve la emoción de la ACB

La pretemporada ha dejado buenas sensaciones. /SPB / M. González
La pretemporada ha dejado buenas sensaciones. / SPB / M. González

El San Pablo abre mañana el telón de la temporada 2018/2019 visitando al Obradoiro (20:30 horas)| El cuadro burgalés afronta la campaña con ilusiones renovadas tras una pretemporada de calidad

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Se acabaron las pruebas. Comienza el espectáculo. El San Pablo Burgos arrancará mañana su segunda aventura en la máxima categoría del baloncesto nacional. Lo hará frente al Obradoiro en tierras gallegas y con ilusiones renovadas tras una pretemporada que ha dejado un buen sabor de boca.

Tras el sufrimiento de la pasada campaña, recompensado con una más que solvente permanencia, el club ha querido dar un paso al frente este año. Así, además de atar a buena parte del núcleo central del equipo (Deon Thompson, Goran Huskic, Álex Barrera, Álex López, Javi Vega y Vlatko Cancar), el cuadro azulón se ha reforzado este verano con varios jugadores llamados a aportar un plus de calidad al equipo. De hecho, Bruno Fitipaldo, Branden Frazier, Ognjen Jamaraz, Viacheslav Krastov y Dino Radoncic ya han dejado muestras de su potencial en la intensa y productiva pretemporada que ha afrontado el San Pablo este año.

Una pretemporada en la que el conjunto azulón ha dejado retazos de mucha calidad, imponiéndose a rivales de la talla de Unicaja o Estudiantes y haciendo un buen papel ante pesos pesados de la Liga Endesa, como el Real Madrid.

Pero todo eso no eran más que pruebas. Ahora comienza la competición de verdad, ese momento que los aficionados del San Pablo -de nuevo se han cubierto la práctica totalidad de los abonos puestos a la venta- llevan esperando más de tres meses.

Objetivo: la permanencia

En este sentido, el técnico burgalés, Diego Epifanio 'Epi', ha reconocido que también la plantilla tiene «muchas ganas» de que el balón comience a botar y poder demostrar que el potencial desplegado en pretemporada no ha sido un mero espejismo. «Los resultados al final van a juzgar nuestro trabajo. No somos nuevos en la liga. El equipo del año pasado sabe lo que es superar momentos duros».

Eso sí, el propio 'Epi' ha querido dejar claro que el objetivo fundamental del club «es la permanencia». A partir de ahí, que llegue lo que tenga que llegar, pero siempre «paso a paso». Y es que, tal y como ha subrayado, «las expectativas siempre están bien, pero hay que tener los pies en el suelo».

Más información

Con todo, el rival en este primer envite será un Monbús Obradoiro que afronta la temporada con el objetivo de hacer un buen papel. A juicio de 'Epi', se trata de «un equipo que tácticamente trabaja muy bien, es muy agresivo y pone muchos problemas con el balón». El cuadro que dirige Moncho Fernández «te obliga a estar concentrado los 24 segundos», dentro de un juego en el que incorporan «demasiados sistemas»., ha advertido el técnico burgalés.

 

Fotos

Vídeos