El ambiente en las aulas, hasta cinco veces más contaminado que el exterior

Un aula escolar. /Archivo
Un aula escolar. / Archivo

El aire contendría una media de 500 veces más presencia de hongos y hasta 2.000 veces más de bacterias

EUROPA PRESSMadrid

El ambiente del interior de las aulas está hasta 5 veces más contaminado que el exterior y, con la vuelta el cole, el avance del curso y la llegada del frío que obliga a mantener cerradas las ventanas, aumenta la concentración de partículas contaminantes, bacterias y hongos; un hecho que provoca en la llegada de diversas enfermedades, según un estudio realizado por PHS Serkonten.

«El problema de la falta de higiene en el aire que se respira en los colegios provoca contagios de enfermedades que terminan con la baja de alumnos y profesores. Además, no somos conscientes de que respiramos de media unos 8.000 litros cúbicos de aire, y si este está contaminado, no sólo nos afecta físicamente provocando dolores de cabeza, sino que reduce la concentración y el rendimiento; cuestiones esenciales en el proceso de aprendizaje», ha declarado el director técnico de Plagas de PHS Serkonten y Técnico Superior en Calidad del Aire Interior (TSCAI), Roberto Herrero.

En este sentido, el experto afirma que las aulas madrileñas no son una excepción porque, en general, el aire en los espacios cerrados está hasta cinco veces más contaminado que el exterior. Así, el estudio ha puesto de manifiesto que mientras la presencia de partículas sólidas y líquidas de 5 micras de tamaño, -polvo procedente de África, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento y polen- era inferior al exterior; las de 2,5 micras, compuestas por elementos más tóxicos -metales pesados y compuestos orgánicos-, tenían una presencia de un 50 por ciento superior al aire exterior.

«Estas partículas son más peligrosas porque, debido a su tamaño, son 100 por ciento respirables y penetran en el aparato respiratorio, depositándose en los alvéolos pulmonares y llegando incluso, al torrente sanguíneo. Sus efectos en la salud son por tanto más severos que los de las partículas más grandes», ha especificado Herrero.

Hasta 2.000 veces más bacterias

El estudio también reveló que en las aulas había de media 500 veces más presencia de hongos y hasta 2.000 veces más de bacterias, puesto que «en el caso de las bacterias, esto es normal, comenta Herrero, porque son los propios alumnos los que las traen consigo. Estos datos son además extrapolables a prácticamente toda España, por lo que sería necesario empezar a tomar medidas de prevención».

Los datos recogidos por los profesionales de PHS Serkonten tres meses después revelaron que los valores exteriores habían aumentado considerablemente tanto en la presencia de partículas, como de hongos y bacterias debido a la falta de lluvia. Sin embargo, en aquellas aulas donde se habían instalado sistemas de purificación del aire, la concentración de partículas se había reducido de forma considerable.

«El único valor que se mantuvo más alto que en el aire exterior, y como hemos dicho anteriormente siempre va a ser así, fue el de las bacterias, sin embargo, tanto los hongos, como las partículas se redujeron considerablemente. Las más peligrosas se redujeron en un 80% muy por debajo de su presencia fuera de las aulas», ha concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos