La voz que ayuda a dormir

Cinco de cada 1.000 personas responden de manera especial a ciertos estimulos cotidianos, un fenómeno conocido como ASMR | Millones de personas siguen en YouTube vídeos que intentan provocar esta sensación y cuya reina en España es Ana Muñoz

La 'youtuber' Ana Muñoz durante uno de sus vídeos dedicados al ASMR./Love ASMR by Ana Muñoz
La 'youtuber' Ana Muñoz durante uno de sus vídeos dedicados al ASMR. / Love ASMR by Ana Muñoz
Miguel Ángel Alfonso Pino
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO PINOMadrid

Todo comienza con un estímulo. El susurro de una voz agradable, la caricia de una pluma que sube y baja por la nuca o la simple contemplación de un trabajo minucioso. La mayoría de las personas reaccionan a estas situaciones esbozando la mueca de una sonrisa, con una leve sensación de placer o bostezando si se prolonga más de la cuenta. A veces incluso lo contrario, con cierta grima. Pero para una minoría -cinco de cada 1.000 hombres y mujeres, un 0,5% de la población- la respuesta corporal que se desencadena es incontrolable y la definen como «placentero hormigueo en la cabeza», «piel de gallina intensa» o, incluso, «orgasmo cerebral», aunque esta última resulte bastante exagerada, fruto de los neologismos con los que se intentan explicar las novedades de nuestro siglo.

Pero esto no es algo nuevo, ni la última moda que practican los ejecutivos de la City londinense para combatir el estrés. Se trata del ASMR, siglas que se traducen en español como Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma, y miles de personas lo llevan en su interior desde la infancia a veces sin percatarse de que ese 'gustillo' que sienten de vez en cuando tiene nombre y apellidos. Incluso puede que alguno se esté enterando al leer este texto.

Esa «extraña sensación que le hace sentir bien a uno», como la definió en su día Jennifer Allen, una estadonunidense que creó en 2010 el primer grupo de Facebook que puso en contacto a cientos ASMR-sensibles y bautizó lo que antes se conocía como «hormigueo», se ha convertido en todo un fenómeno mundial gracias a YouTube. Hoy en día, en la red social más popular de vídeos online existen cientos de canales dedicados por entero a este tipo de material audiovisual hipnótico.

Las cifras de la ASMR en las redes

0,5%.
El porcentaje de personas que reaccionan de forma especial a estos estímulos.
13 millones.
Son los vídeos que existen en YouTube dedicados a la ASMR.
15 a 60 minutos.
Es los que duran de media este tipo de vídeos.
400 millones.
El número aproximado de visualizaciones de estos vídeos.

En estos vídeos, que duran una media de 15 a 60 minutos, no hay hilo narrativo ni cambios de planos. Normalmente una 'voz en off' introduce al espectador en la acción a través de un micrófono ultrasensible, luego sopla lentamente sobre él o se dispone a realizar una acción repetitiva como tallar jabón con un cuchillo afilado, interpretar a una peluquera virtual o escribir con pluma sobre un papel rugoso. El emisor busca provocar una especie de estado de hipnosis, incluso algunos prometen al espectador que van a lograr dormirles en menos de 10 minutos. Ya no hace falta ser una de esas personas sensibles de cada 1.000, según los últimos datos de YouTube, cuentan con más de 400 millones de visualizaciones.

En España, una de las 'youtubers' con más seguidores en el campo de los vídeos ASMR es Ana Muñoz, creadora del canal 'Love ASMR by Ana Muñoz', que cuenta actualmente con 446.000 suscriptores y más de un centenar de vídeos publicados. Ella empezó como otros compañeros de red social españoles, creando contenido «porque había muy poco en castellano, era algo desconocido para los hispanoablantes. Los conocí de casualidad. Un día que no podía dormir y estaba buscando vídeos relajantes y me encontré uno de ASMR», explica a este periódico.

«Similar a un masaje en la cabeza»

Ana también empezó a notar el hormigueo en durante su infancia, aunque no fue capaz de ponerle nombre hasta hace poco. «Tenía unos 11 años y recuerdo a una farmacéutica que me estaba vendiendo un producto. La voz de esta chica me produjo ASMR, aunque yo en ese momento no sabía lo que era», recuerda. Ella describe la sensación como «muy similar a un masaje en la cabeza, de esos que se hacen con unas varillas de masaje».

La joven, que además de crear contenidos en YouTube es violinista, tiene su propia fórmula. Ella aparece en cada vídeo con una brocha de maquillaje, una pluma o cualquier otro objeto suave con el que empieza a acariciar el micrófono. «Seguramente te estés preguntando dos cosas: qué haces aquí y por qué estoy hablando en voz baja. No sé si sabes lo que es el ASMR. Es una sensación muy relajante que sienten algunas personas. Si estás aquí, probablemente, te han retado a ver mi vídeo. Voy a intentar relajarte, que te sientas bien e, incluso, puede que sientas alguna otra sensación. Al final de este vídeo, espero haber conseguido, por lo menos, relajarte», narra en uno de los que tiene más visitas, y que sirve como bienvenida a su canal.

Enemigos del insomnio

Una de las aplicaciones más populares de estos vídeos es, como se comenta más arriba, combatir el insomnio. Segun Google Data, las búsquedas de los vídeos ASMR experimentan un gran crecimiento a partir de las 22.30 horas con una audiencia mayoritariamente masculina. Algunos investigadores han estado estudiando las reacciones producidas y han encontrado que aquellos que experimentan los efectos del ASMR pueden reducir su frecuencia cardíaca en hasta 3,14 latidos por minuto.

Sin embargo, para el resto de los mortales, la comunidad científica aún no se decanta al respecto sobre si estos contenidos pueden ayudar o no a dormir, más allá de la tranquilidad que crean en el espectador. «De hecho, no hay evidencia científica que demuestre que estos videos producen una respuesta neurológica consistente y confiable. Eso sí, pueden ayudar a alguna gente a dormir mejor o a reducir su ansiedad y depresión», explica en una entrevista a la BBC Tony Ro, profesor de psicología y neurociencia del Centro de Graduados de la City University de Nueva York.

Las marcas sacan provecho

Lo que no puede faltar en esta ecuación es una de las leyes de internet: cuando algo tiene éxito en YouTube o se convierte en viral, el dinero llama a las marcas. Algunas como KFC, Dove, IKEA o Toyota, ya han puesto en práctica este estilo de narración audiovisual para intentar colocar mejor sus productos. En el caso de la empresa de muebles sueca, lanzaron una campaña llamada 'Oddly IKEA' (IKEA rara), para la cual desarrolaron seis vídeos al estilo ASMR. Estos presentaban una serie de objetos placenteros al tacto que los compradores podrían necesitar para decorar sus viviendas, mientras un narrador describía pausadamente los méritos de cada producto. Finalmente una voz pausada detallaba el precio, los colores disponibles y dónde se podían conseguir estos productos.

La estrategia, según la empresa, dio muy buenos resultados. El vídeo se volvió viral y, hasta la fecha, tiene 1,8 millones de visitas. IKEA dice que registró un 4,5% de aumento en las ventas en la tienda, y un 5,1% en las ventas por internet durante la campaña publicitaria. Pero estos datos no han podido ser comprobados a través de otras fuentes.

Portada de 'La señora Dalloway', de Virginia Woolf / R.C.
Virginia Woolf ya lo sabía

Pese a no haberse convertido en un fenónemo hasta hace pocos años, es muy probable que la escritora británica Virginia Woolf fuera una de las personas sensibles a este tipo de estímulos. En su libro 'La señora Dalloway', publicado en 1925, dos de sus personajes participan en una acción similar a este tipo de estimulaciones sensoriales.

En un momento de la trama, un enfermero le habla a su paciente «de manera profunda, como un órgano suave, pero con una dureza en su voz parecida a la de un grillo, que hace que recorra por su espalda una sensación de cosquilleo deliciosa y corra hacia su cerebro causando un sonido armonioso».

Una descripción que encajaría perfectamente con la ASMR. Quizá Woolf no solo fuera pionera del modernismo literario y también sea un referente para cientos de youtubers.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos