Fin a la batalla del foie gras

Fin a la batalla del foie gras
EFE

El Tribunal Supremo de EE UU da la razón a los animalistas y prohíbe este alimento en el estado de California

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Tras década y media, la batalla legal llega a su fin: el Tribunal Supremo de Estados Unidos ratificó este martes la ley de 2004 que prohíbe el foie gras en California. Las asociaciones animalistas y los defensores de este alimento se habían enzarzado en un enfrentamiento cuyo penúltimo capítulo fue la apelación planteada por los productores ante la más alta corte del país. Los criadores de aves de Canadá y Nueva York, además de un restaurador californiano, argumentaron que un estado no podría prohibir un producto que estaba permitido en el conjunto del país. Y sobre todo, se lanzaron a una defensa casi romántica del foie gras, al que consideraron «el alimento más denigrado (e incomprendido) del mundo».

Pero sus palabras no causaron efecto en el Supremo. Después de pedir la opinión del Gobierno de Estados Unidos, que consideraba que la prohibición podía seguir vigente porque el foie gras es un método de producción y no un ingrediente, el alto tribunal norteamericano rechazó, en una sentencia que no requiere justificación, la posibilidad de abolir la legislación californiana. Aquella norma, impulsada para luchar contra la crueldad hacia los animales, prevé una multa de 1.000 dólares (870 euros) en caso de infracción. Según informa AFP, entró en vigor en 2012, fue suspendida por los tribunales en 2015 y validada otra vez en 2017.

La batalla californiana por el foie gras casi llegó a convertirse en un conflicto internacional. Francia, la patria de los hígados inflados, consideró que la ley californiana «agredía» una larga tradición culinaria gala. Este martes, Michel Fruchet, responsable del grupo francés de productores de foie gras, afirmó que es una decisión «inaceptable». «Ha sido tomada bajo la influencia de un lobby formado por activistas que se dedican sistemáticamente a desinformar», señaló Fruchet, que no ahorró descalificaciones contra los impulsores de la norma. «Son veganos dogmáticos que quiere manchar la imagen de un alimento tan emblemático que incluso representa el arte de vivir en Francia», destacó.

Los «veganos dogmáticos» a los que se refiere Fruchet son principalmente el grupo animalista PETA, conocido por sus agresivas actuaciones contra cualquier actividad que consideren que vulnera los derechos de los animales. Por ejemplo, cada 5 de julio se reúnen en Pamplona para correr un encierro desnudos y denunciar un supuesto maltrato a los toros. En el caso californiano, PETA se felicitó ayer por la sentencia. «Esta victoria de los animales respalda los importantes esfuerzos de los activistas para oponerse a la industria arcaica del foie gras, que utiliza un proceso de producción cruel», proclamó la entidad en un comunicado.

El engorde del hígado de las aves se produce por un cebado artificial en el que se utiliza principalmente el maíz, que se introduce en el animal a través de una sonda. Francia produce al año 27.100 toneladas de este producto, el 75% del consumo mundial.

 

Fotos

Vídeos