un belén con poderes terapéuticos

Algunas de las piezas hechas a mano con piedra fueron realizadas por una buena amiga de la Peña Jóvenes de Gamonal, mientras conseguía superar unos problemas personales

El pesebre del belén/AIA
El pesebre del belén / AIA
Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

La Peña Jóvenes de Gamonal está de estreno con su belén. A pesar de llevar innumerables años poniéndolo. Varios socios acompañados de Ana María García -que regenta el bar desde el pasado mes de enero- se han esmerado en ambientar el establecimiento de la forma más navideña posible.

El precioso paisaje que rodea el pueblo ha sido pintado por uno de los socios, probablemente de los más longevos, de 78 años. Una demostración más de que las manos de los peñistas de los Jóvenes de Gamonal son puro arte. Esta peña de «manitas» es una de las que siempre rasca premio en las carrozas de San Pedro y en esta ocasión, también ha conseguido quedar un meritorio cuarto puesto con su belén.

También hechas a mano, con piedra, están las casitas con todo lujo de detalle, como un escudo en alguna de las fachadas, el puente que atraviesa el río, el molino al más puro estilo de los de La Mancha y, por supuesto, el precioso castillo que recrea el existente en el pueblo de Loarre en Huesca.

Pero la magia de este belén no reside en sus figuras, se encuentra en la historia que hay detrás de cada una de las piezas realizadas a mano. Una buena amiga de la peña hizo estas manualidades mientras atravesaba unos duros momentos en su vida y esta actividad se convirtió en la ayuda para superar algunos problemas personales.