Bruselas denuncia a España por desproteger el humedal de Doñana

Vista general del Parque Nacional de Doñana./J.M.REYERO
Vista general del Parque Nacional de Doñana. / J.M.REYERO

WWF reclama el cierre de los pozos ilegales porque «la situación es cada día más alarmante»

CECILIA CUERDOSevilla

La preocupación por la situación del agua en Doñana ya ha llegado a la justicia. La Comisión Europea ha denunciado a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por «no haber tomado las medidas adecuadas para proteger las masas de aguas subterráneas» que alimentan el humedal de Doñana. La Comisión entiende que tampoco se está haciendo nada por evitar el deterioro de los hábitats protegidos en este humedal, «lo que supone una infracción de la legislación de la UE en materia de protección de la naturaleza». Asociaciones ecologistas como WWF ya han celebrado la noticia y apuntan que Europa «ya no se conforma con medidas cosméticas», por lo que instan al Ministerio de Transición Ecológica a que de una vez «asuma su responsabilidad y cierre los cientos de pozos que tiene identificados», reclamando además a la Junta de Andalucía que elimine las miles de hectáreas de cultivos ilegales que consumen ese agua que escasea.

Según explicó la UE, la decisión de llevar a España a los tribunales, procedimiento que podría acabar en una sentencia condenatoria y la imposición de sanciones, viene motivada porque consideran que «las medidas vigentes para garantizar la gestión sostenible de los recursos hídricos y la conservación de los hábitats de Doñana son insuficientes» y además su aplicación es deficiente. «Están mal implementadas», aseguran.

Para las autoridades europeas, el problema viene, una vez más, por la sobreexplotación del acuífero, la masa de agua subterránea que nutre el principal humedal del viejo continente y uno de los que presenta mayor diversidad de ecosistemas, siendo además parte de la ruta migratoria de millones de aves cada año. «Se están desviando grandes cantidades de agua tanto para la agricultura como para las necesidades de los turistas locales», reprocha la UE, y la consecuencia es que como resultado de ese exceso de gasto hídrico «el nivel freático se está hundiendo».

Situación insostenible

Una situación que deja el espacio natural en una situación insostenible a ojos de la UE. «La fuerte disminución en los niveles de agua subterránea ha hecho que los hábitats dependientes del agua en los sitios Natura 2000 sean extremadamente vulnerables a los periodos secos periódicos del área, y continúan deteriorándose». Y que además vulnera la Directiva Marco del Agua, que exige que las masas de agua subterránea alcancen un «buen estado cuantitativo», es decir, que tengan suficiente agua para sostener los ecosistemas de los que dependen.

El procedimiento contra España se inició en 2010, tras una denuncia de WWF por la sobreexplotación del acuífero y su repercusión en la fauna. En 2014, la Comisión abrió un procedimiento de infracción que culminó en 2016 con un dictamen contrario a España por una infracción de la Directiva Marco del Agua, la Directiva de Hábitats y la Directiva de conservación de las Aves, ya que la degradación de los espacios naturales protegidos afectaba a numerosas especies, algunas de ellas en riesgo crítico de extinción como cerceta pardilla.

Desde WWF han celebrado la noticia porque «Doñana necesita medidas reales al problema del agua». La asociación ecologista recordó que durante años han denunciado la existencia de 1.000 pozos ilegales y más de 3.000 hectáreas de cultivos ilegales de fresas y frutos rojos, y que las imágenes vía satélite no hacían sino corroborar que pese a los anuncios de control por parte de las administraciones seguían «proliferando las balsas y pozos, mientras que la superficie de cultivos ilegales volvía a crecer ante la falta de control y la impunidad con que se expande la agricultura ilegal en el entorno de Doñana». Y reprocharon que medidas como el trasvase anunciado por el Pacto Nacional del Agua para poner fin a los problemas de abastecimiento y garantizar la conservación del espacio natural «solo contribuirá a mantener la invasión y la insostenibilidad del modelo agrícola que cerca Doñana».

 

Fotos

Vídeos