Burgos acogerá el 67 Congreso Anual de la Asociación Española de Pediatría los días 6, 7 y 8 de junio

Burgos acogerá el 67 Congreso Anual de la Asociación Española de Pediatría los días 6, 7 y 8 de junio

En esta cita se prevé que participen cerca de 1.500 especialistas

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Los próximos días 6, 7 y 8 de junio, en el Forum Evolución de la ciudad de Burgos, se celebrará el 67º congreso anual de la Asociación Española de Pediatría (AEP). En este encuentro científico de referencia para conocer los últimos avances en salud infantil y juvenil se darán cita cerca de 1.500 especialistas. Con motivo del mismo, el Comité de Historia de esta sociedad científica ha editado el cuaderno 'Una imagen y unos personajes de la medicina burgalesa'.

Tal y como destaca la doctora Josefa Rivera, presidente del Comité Científico de Congresos de la AEP, una de las principales novedades de esta cita será la celebración de la 'Escuela de Padres', tres talleres dirigidos a familias que se impartirán los días 3, 4 y 5 de junio, de 18:30 a 20:30 horas, en la Sala Polisón del Teatro Principal (Sala Polisón).

Con esta iniciativa llevada a cabo en colaboración con el Ayuntamiento de Burgos, la AEP quiere «participar en la educación sanitaria de la población, poniendo el acento en los aspectos preventivos, ya que los pediatras no solo tenemos la función de tratar enfermedades, sino de prevenirlas. Y en este sentido, es muy importante que la población esté implicada», subraya la doctora Rivera.

En lo que respecta al contenido científico, este año uno de los temas en los que se va a poner el foco es el impacto del medioambiente en la salud infantil. «De hecho, por primera vez, el Congreso de la AEP va a implementar medidas de sostenibilidad y economía circular con las que se persigue que lo que se produce sea consumido y, si no, reciclado para nuevos usos productivos. Por ejemplo, uno de los objetivos es reducir el consumo de papel», señala la doctora Rivera. Otros temas que se tratarán son «los avances logrados en torno a las enfermedades metabólicas, la Endocrinología pediátrica, la Infectología pediátrica y la Neurología pediátrica».

Burgos y la Pediatría

La AEP, a través de su Comité de Historia, ha editado el cuaderno 'Una imagen y unos personajes de la medicina burgalesa' en el que relata la influencia de los pediatras relacionados con la ciudad de Burgos en el desarrollo de la especialidad.

El número está compuesto por cuatro capítulos. El primero, dedicado a la Uroscopia en España a propósito de una imagen de los Santos Cosme y Damián, considerados junto a San Lucas patronos de la profesión médica, que se encuentra custodiada en el Monasterio de Santa María de la Vid (Burgos). El segundo repasa la obra de Francisco Valles El Divino, médico de cámara de Felipe II nacido en Covarrubias (Burgos). Entre las curiosidades de este médico, que da nombre al centro hospitalario de la provincia por su relevancia, destaca la procedencia del sobrenombre 'El Divino', que le fue impuesto por el monarca al haber aliviado sus dolores de gota con un sencillo procedimiento.

Más reciente en el tiempo son las historias dedicadas a Charles Dent y al doctor José Díez Rumayor, calificado en el propio capítulo como 'pediatra de los niños burgaleses'. Las investigaciones del doctor Charles Dent -de familia castellana y nacido en Burgos - han sido claves para identificar una enfermedad rara de carácter hereditario y origen genético relacionada con raquitismo asociado a nefropatía y que lleva su nombre, Enfermedad de Dent.

El último capítulo está dedicado al doctor José Díez Rumayor, establecido en Burgos desde 1940 hasta su fallecimiento en 2002 a los 99 años de edad. Fundador y segundo presidente de la Sociedad Castellano-Astur-Leonesa de Pediatría, entre otros cargos, fue «prácticamente el pediatra de los niños burgaleses durante los años cuarenta y cincuenta, desarrollando una intensa y dura labor en el cuidado de la salud de los niños y colaborando en las distintas instituciones municipales y provinciales que se ocupaban de la atención al niño enfermo», como se destaca en este cuaderno.