EL CENIEH colabora en la reconstrucción del paisaje de la Garganta de Olduvai

EL CENIEH colabora en la reconstrucción del paisaje de la Garganta de Olduvai

Los últimos estudios permitirán conocer cómo los homininos obtenían los recursos cárnicos: bien a través de un enfrentamiento directo o mediante el carroñeo

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El CENIEH participa en una nueva campaña de excavación del yacimiento tanzano Frida Leakey Korongo West, situado en la Garganta de Olduvai, en la que se han recuperado densas acumulaciones de huesos de grandes mamíferos, como el hipopótamo, dispuestos entre las herramientas líticas que fabricó y utilizó el Homo erectus.

En esta ocasión, se ha abierto una superficie de 20 metros cuadrados para profundizar en detalle sobre las actividades que el Homo erectus desarrollaba en estos paisajes, antiguamente dominados por llanuras de ríos y lagunas someras, como ponen en evidencia los trabajos llevados por el geólogo del CENIEH Alfonso Benito Calvo, quien señala que «hemos realizado un estudio estratigráfico sedimentológico de los depósitos donde se encuentra FLKW para comprender la evolución de procesos que dieron lugar a este yacimiento y reconstruir como era el entorno, en especial a la dinámica fluvial, ya que el paisaje estaba caracterizado por ríos que drenaban una llanura donde habitaban los homininos».

Recursos cárnicos

El estudio del registro arqueológico descubierto durante la campaña 2019, junto con los abundantes restos de hipopótamo recuperados, permitirán conocer cómo los homininos obtenían estos recursos cárnicos: bien a través de un enfrentamiento directo con estos agresivos animales, que actualmente causan alrededor de 3.000 muertos al año, o bien de un modo menos épico, mediante el carroñeo de las carcasas de hipopótamos encontrados muertos.

En cualquiera de los dos casos, la carne aportaría las proteínas básicas y necesarias para el mantenimiento del grupo y, sobre todo, para el desarrollo del cerebro, ya que con el Homo erectus era un hominino con capacidad cerebral significativa, de aproximadamente 1.000 centímetros cúbicos de volumen.

Se han encontrado también evidencias de que estos homininos explotaron materia prima del entorno, para tallar las herramientas que usaron para descarnar los animales, caracterizadas por filos suficientemente cortantes como para descarnar las masas musculares de estos imponentes animales.

En esta campaña, además del CENIEH, han participado: la Universitat Autónoma de Barcelona, el Institute of Archaeology de la University College London (UCL), Indiana University, Tanzanian Antiquities y la Fundación Palarq.

Temas

Cenieh