Más emisiones globales de CO2 a pesar del crecimiento de energías renovables

Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE)./Reuters
Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). / Reuters

La Agencia Internacional de la Energía llama la atención sobre el potencial de la 'bioenergía moderna'

IÑIGO GURRUCHAGALondres

El director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (IEA), Fatih Birol, ha ofrecido un sobrio contraste al informe publicado por el Grupo Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), en el que afirma que es necesario eliminar las emisiones de CO2 en 2050 para lograr un límite de 1.5º en el aumento de la temperatura global, señalando que las emisiones siguen aumentando.

«El único año en el que se redujeron las emisiones fue 2009, como consecuencia de la crisis económica», ha explicado en Londres. «Las políticas de reducción ofrecieron estabilidad de emisiones en tres años consecutivos, de 2014 a 2016. El año pasado hubo, sin embargo un aumento. Y en los primeros nueve meses de este año han vuelto a aumentar hasta el máximo histórico».

«Los datos económicos son tozudos», ha añadido. Lo ilustra con un dato relevante. Hace treinta años, la contribución de combustibles fósiles a la producción mundial de energía era del 81%. En 2017 fue también del 81%, a pesar de que las energías renovables crecieron tres veces más que la demanda energética. Pero el carbón y el petróleo también crecieron, desde una base más amplia.

La IEA publica informes anuales que sirven como referencia internacional y ahora está elaborando perspectivas sectoriales para señalar lo que Birot describe como 'puntos ciegos' en el debate energético. Hace unos días señaló que las industrias petroquímicas se han convertido en los mayores propulsores de la demanda global de petróleo.

Plásticos, fertilizantes, envases, ropa, aparatos digitales, instrumentos médicos, detergentes y neumáticos son productos de las petroquímicas que sumarán cerca de la mitad del crecimiento de la demanda de petróleo en 2050, unos 7 millones de barriles cada día. Y en esa fecha habrán añadido una demanda de 83.000 millones de metros cúbicos de gas natural.

Calor

El informe presentado hoy llama la atención sobre otro aspecto que pasa inadvertido en el debate internacional, que suele centrarse en el componente de renovables en la generación de electricidad. La IEA destaca que la proporción de 'bioenergía moderna'- sin usar pastos o terrenos agrícolas- en el consumo global de renovables es del 50%, tanto como la hidroeléctrica, la solar, la eólica y otras, combinadas. Predicen un mayor crecimiento en el próximo quinquenio y que tiene un gran potencial.

Birot afirma que la reducción de emisiones no dependerá solo del uso de renovables, pero que es esencial su penetración en la generación sobre todo de calor para la industria y las viviendas (aire acondicionados). Pone el ejemplo de la producción de cemento. En Europa solo un 10% de bioenergía y deshechos suma al total de las renovables. En China, que produce el 57% del cemento mundial, nada. Brasil, mediante el etanol extraído de la caña de azúcar, es el mayor usuario de bioenergía.

 

Fotos

Vídeos