José Ramón Espinosa: «Que el universo se rija por leyes matemáticas es una maravilla»

El universo y José Ramón Espinosa/AFP
El universo y José Ramón Espinosa / AFP

El físico teórico español trabaja en descifrar la «belleza oculta» del Universo y «encontrar grietas» en las teorías que lo explican

DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

El nombre de un científico español se escuchó en la reunión anual de la Sociedad Astronómica Americana, celebrada ayer en Seattle (Estados Unidos), cuando se mencionó al ganador del Premio de Astronomía Buchalter, dedicado al trabajo teórico e innovador en el campo de las estrellas y codiciado por investigadores de todo el planeta. José Ramón Espinosa, profesor investigador del Instituto de Física Teórica Universidad Autónoma de Madrid (UAM/ CSIC) -que hasta este mismo año estuvo adscrito a la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA)-, fue recompensado por el jurado del galardón gracias a un artículo que planteaba una «fascinante y novedosa» perspectiva relacionada con la materia oscura y los agujeros negros, titulado 'Una huella cosmológica de la inestabilidad del vacío del Modelo Estándar: agujeros negros primordiales como materia oscura'.

 Nacido en Burgos en 1967, se ha dedicado al estudio de la física de partículas. «Hay toda una comunidad de físicos, tanto teóricos como experimentales, que estamos trabajando duramente para encontrar grietas en la teoría que describe las interacciones de las partículas elementales que conocemos», asegura Espinosa. «Esta teoría lleva el nombre de Modelo Estándar. Fue propuesta en los años 70 y su comprobación experimental culminó con el descubrimiento del bosón de Higgs en 2012. El Modelo Estándar ha resultado enormemente exitoso, pero tratamos de explorar qué hay más allá».

Usted ha escrito que las teorías aceptadas hasta ahora dejan abiertas demasiadas preguntas para ser definitivas.

El Modelo Estándar no es la teoría más fundamental. Uno de sus aspectos menos satisfactorios es que no es capaz de incorporar la gravitación. Además, no responde a muchas preguntas básicas, como por qué el mundo tiene tres dimensiones espaciales y una temporal, de qué está hecha la materia oscura o qué es la energía oscura que está causando la expansión acelerada del Universo.

¿De qué manera desarrolla sus tesis hasta que las expone a la comunidad internacional?

Las discusiones científicas con otros investigadores juegan un papel muy importante en la generación de nuevas ideas. Habitualmente, estas ideas prometedoras entran en conflicto con hechos ya conocidos, y darse cuenta de esto requiere a veces cálculos matemáticos laboriosos. En ese caso, deben descartarse. Otras veces, en cambio, son compatibles con el resto de ideas establecidas y son lo suficientemente interesantes y novedosas para publicarlas. Idealmente pueden ofrecer un avance verdadero en nuestro conocimiento, y este paso requiere que sean verificadas experimentalmente, lo cual puede requerir mucho tiempo.

Una vez escuché a Barry Barish recordar cómo «vio» las ondas gravitacionales. ¿Qué ha llegado a «ver» usted y qué espera poder «presenciar» alguna vez?

Tuvimos la suerte de contar con la participación de Barish, un grandísimo físico además de excelente persona, en un congreso científico que organizamos en Barcelona el verano pasado. Él jugó un papel principal en hacer posible la detección de ondas gravitacionales y hacérnoslas ver a todos. En ese sentido todos podemos estar satisfechos de haber vivido ese momento histórico en que se descubrió el bosón de Higgs. Yo espero ser testigo del descubrimiento experimental de alguna partícula que definitivamente nos abra las puertas a la teoría que ha de existir más allá del Modelo Estándar.

¿Qué significa desentrañar los procesos que crearon el universo?

El hecho de que el universo se rija por leyes matemáticas que podemos descifrar es una de las maravillas del mundo. Como físico teórico me siento privilegiado por poder tener acceso de primera mano a esta belleza oculta que ha sido desvelada por el trabajo de muchos grandes científicos y que además puede ser apreciada también por cualquiera que tenga interés por la ciencia.

Constante movilidad

Entre los referentes de Espinosa, que obtuvo su doctorado de la UAM en 1994, destacan el físico norteamericano Richard Feynman, implicado en el Proyecto Manhattan y autor de libros como 'Lectures on physics' o '¿Está usted de broma, Sr. Feynman?'; y el español Mariano Quirós, un «gran físico» que dirigió su tesis, refiere Espinosa, que ha trabajado en centros como el Sincrotrón Alemán de Electrones (DESY), la Universidad de Pennsylvania, el CERN en Suiza y el Instituto de Matemáticas y Física Fundamental (IMAFF) en Madrid.

«La movilidad es una constante en nuestro trabajo», asegura. «Mi recorrido corresponde a la carrera habitual de un físico: años de formación, seguidos de varias estancias postdoctorales, cuando uno debe empezar a mostrar su independencia investigadora; y finalmente un trabajo permanente, siendo responsable de sus propios proyectos».

¿Cuál es su posición respecto a los recursos destinados a la investigación en España?

Es un hecho incontestable que la situación es precaria en comparación con los países de nuestro entorno, lo que se traduce en que es difícil atraer y mantener aquí a investigadores extranjeros y, principalmente, en que muchos jóvenes brillantes formados aquí han de buscar su futuro fuera de España. Esto no es necesariamente malo. De hecho, muestra que los jóvenes formados aquí pueden competir con éxito en todo el mundo. Pero debería ser opcional y no forzoso en demasiadas ocasiones.

 

Fotos

Vídeos