Logran hacer volar un avión sin hélices ni combustible

El avión a propulsión iónica. /Nature
El avión a propulsión iónica. / Nature

Es un dron compuesto de un ala que sostiene un dispositivo de propulsión conectado a una batería de alta tensión que produce viento iónico

COLPISA / AFP

Científicos del MIT (Massachussets Institute of Technology) de Estados Unidos lograron hacer volar un miniavión con propulsión de viento iónico, indicó el miércoles la revista Nature. Este tipo de propulsión utiliza un campo eléctrico para acelerar los iones que entran en contacto con el aire y crean un «viento» que hace avanzar el avión. Silencioso, este avión no utiliza un motor a combustión. Por lo tanto no consume combustible y no desprende emisiones contaminantes.

El prototipo experimental, presentado el miércoles en Nature, es un dron compuesto de un ala que sostiene un dispositivo de propulsión conectado a una batería de alta tensión que produce viento iónico. El avión, cuya ala tiene 5 metros, pesa 2,45 kg. Logró recorrer una distancia de 55 metros a una velocidad de 4,8 metros por segundo, en una serie de ensayos en interior en Estados Unidos.

«Se trata del primer vuelo de un avión que utiliza propulsión electroaerodinámica», destacó Steven Barrett, del departamento de aeronáutica del MIT. «El futuro de la aviación no debería basarse en cosas como hélices y turbinas. Debería parecer más bien a Star Trek, con una especie de destello azul y algo que planea en el aire», dijo.

El viento iónico se conoce desde hace 100 años. «La propulsión iónica fue ensayada hace tiempo, pero se abandonó en los años 1960 ya que se constató que era poco eficaz a baja velocidad», señaló Franck Plouraboué, investigador del Centro Nacional de Investigación Científica francés (CNRS) en la Universidad de Toulouse (Francia), autor de un comentario sobre el estudio publicado en Nature. «Nunca antes se concibió un dispositivo volador por viento inónico, sin tener en cuenta los 'lifters', unos pequeños dispotitivos de unos gramos», precisó a AFP.

El equipo de investigadores juntó «conocimientos recientes (optimización multicriterios, generador de alta tensión compacto) complementarios y de punta para alcanzar un nuevo objetivo: hacer volar de manera autónoma un dron con esa propulsión», agrega el investigador calificando la etapa como un «éxito histórico». «Es sólo el comienzo, pero el equipo del MIT logró algo que creíamos que no era posible, acelerando el gas ionizado para popular un avión», se entusiasmó el ingeniero aeronáutico Guy Gratton, profesor de la Universidad de Cranfield (Reino Unido), que no participó en el estudio.

 

Fotos

Vídeos