Marie Curie llega desde el pasado para ayudar en Atapuerca

Paula García-Medrano trabaja actualmente en el Museo Británico de Londres gracias a la beca Marie Curie, desarrollando su proyecto WEAP

La vallisoletana Paula García-Medrano/ICAL
La vallisoletana Paula García-Medrano / ICAL
NOELIA MARISCAL/ ICAL

Aún a día de hoy Marie Curie continúa fomentando la curiosidad de muchos, puesto que no solo fue la primera mujer catedrática en la Universidad de París, sino que también fue pionera en recibir un Premio Nobel. Por estas razones no es de extrañar que siga inspirando a la población y, en especial, a la comunidad científica. Actualmente, una de las becas más importantes que se otorgan en Europa lleva su nombre, la beca Marie Skolodowska-Curie, que ha permitido desde el año 1994 que más de 100.000 investigadores gocen de una ayuda para el desarrollo de sus investigaciones. Cabe mencionar además que entre ellos ha habido varios ganadores de un Nobel.

A la vallisoletana Paula García-Medrano se le concedió el pasado año, lo que la permite poder llevar a cabo su proyecto de investigación, denominado 'Western European Acheulean Project' (WEAP) en el British Museum de Londres. Está especializada en tecnología achelense, un campo de estudio que se centra en el análisis de la industria lítica que los homínidos utilizaban en su vida diaria. Es un tipo de tecnología lítica documentada en Europa, que tiene entre 700.000 y 250.000 años, y se caracteriza por el uso de grandes instrumentos - bifaces o hendedores-. Sus grandes filos y su peso favorecían su uso en múltiples actividades, como aquellas relacionadas con la carnicería.

El trabajo que García-Medrano realiza con su proyecto WEAP se basa en la revisión y comparación de colecciones del Pleistoceno Medio de yacimientos de España (Atapuerca, Galería, Gran Dolina- TD10), Inglaterra (Brandon Fields, Boxgrove y Swanscome-UMG) y Francia (La Noira, Menez Dregan, Saint Pierre lès-Elbeuf y Cagny le Garenne). Para ello, García-Medrano ha desarrollado una metodología nueva combinando el análisis tradicional con el uso del 3D y nuevas herramientas estadísticas que permitan definir las similitudes y las diferencias que hay entre los distintos yacimientos. La doctorada resume a Ical que «el objetivo final de su trabajo es ahondar en el conocimiento de los patrones culturales que permitan definir los modelos de ocupación en la parte Oeste de Europa».

La beca Marie Curie le permite una estancia en Londres durante el tiempo que dure la misma, trabajando en el British Museum. Además, cuenta con la supervisión del conservador del Museo Británico y director de los proyectos de investigación de los yacimientos del Pleistoceno medio británicos de High Lodge, Barnham, Elveden y Hoxne, el Doctor Nick Ashton. Así, cuenta con el asesoramiento de otros especialistas de otras instituciones, como la doctora Marie-Hélène Moncel, del 'Muséum National d'Histoire Naturelle' (Paris), Andreu Ollé del IPHES (Tarragona) y el Dr. Adrian Evans de la Universidad de Bradford.

Esta beca, además, es una de las más importantes que se pueden conceder, aunque la investigadora confiesa que se tarda en conseguir. «Tardé tres años en lograrla», sentencia. Hoy en día los centros de investigación cuentan con un equipo que ayuda a los candidatos en estos largos procesos para tener éxito, «orientándote y haciendo hincapié en cómo comunicar las cosas». Sin embargo, no todo el mundo puede optar a estas becas, ya que se tiene que tener un nivel de formación alto para ello. Además lo que hace diferente a esta beca es que todo aquel que se presenta necesita un proyecto propio a desarrollar en un centro de investigación fuera de tu país, y además necesitas adquirir una formación y desarrollar nuevas capacidades durante tu estancia fuera.

ICAL

García-Medrano se graduó en el año 2002 en Historia de la Universidad de Valladolid, después realizó un máster en la 'Universitat Rovira i Virgili de Tarragona'. Se doctoró en 2011 por la Universidad de Burgos. Su tesis, titulada 'Los sistemas técnicos del Pleistoceno Medio en el Oeste de Europa. Cadenas operativas y procesos de configuración en los conjuntos líticos de Galería y Gran Dolina-TD10 (Sierra de Atapuerca, Burgos, España) y 'Boxgrove' (Sussex, Inglaterra)', que versó sobre la variabilidad tecnológica achelense, ha estudiado dos yacimientos claves en Europa, Atapuerca y 'Boxgrove', en Reino Unido, y le permitió hacer sus primeros contactos en ese país.

Narra que decidió dedicar sus estudios a la tecnología achelense debido que la cronologías más antiguas fue la especialidad que más le gustó. «Es el resultado de un largo viaje», afirma, «Cuando empecé a estudiar Historia en Valladolid sabía que quería dedicarme a la arqueología», y añade que cuando puso un pie en Atapuerca la «atrajeron más los restos de herramientas». Asegura que poco a poco «vas tirando del hilo y seleccionando tu camino».

García-Medrano es además una de las responsables del yacimiento de Galería, en Atapuerca, desde el año 2010. Afirma que el yacimiento burgalés es un «escaparate, una oportunidad única de trabajar con los mejores y aprender de ellos», y considera que le ha abierto muchas puertas a nivel profesional. Además, esta no es la primera vez que está a cargo de un yacimiento, desde el año 2002 hasta el 2010 coordinó la Covacha de los Zarpazos.

El proyecto que lleva a cabo García-Medrano es un proyecto a futuro, puesto que requiere de una gran investigación que puede durar mucho tiempo, se permite a sí misma soñar a lo grande, y lo hace mirando más allá de Europa. Le gustaría «poder ver a través de los ojos de Atapuerca», estudiar más allá de Europa y poder proyectar su estudio en África. Además invita a todo aquel que quiera informarse más sobre su proyecto, a visitar su página web (www.weap.es).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos