La CNAE recurre el fallo que anula la adjudicación de los cursos para recuperar puntos del carné

José Miguel Báez, presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE)./Oscar Chamorro
José Miguel Báez, presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE). / Oscar Chamorro

Rechaza las acusaciones de monopolio después que la la Audiencia Nacional estimó que la concesión a una sola empresa «restringe la competencia»

COLPISAMadrid

La unión temporal de empresas (UTE) de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) ha anunciado este miércoles que va a recurrir el fallo de la Sala de lo Contencioso administrativo de la Audiencia Nacional, del pasado 24 de enero, que anula el acuerdo de licitación que la Dirección General de Tráfico (DGT) por la que resultaron adjuticatarias para gestionar y ofrecer los cursos de recuperación de puntos del carné de conducir.

El fallo, que estima el recurso de la Asociación Unión para la Defensa de los Intereses Comunes de las Autoescuelas (Audica), entendiende que «la previsión legal de someter solo al régimen de concesión la gestión de los cursos de reeducación y sensibilización que se llevó a cabo por la Orden del Ministerio del Interior INT/2596/2005, es directamente contraria al Derecho de la Unión». Además, recuerda que el Tribunal Supremo, en una sentencia del 6 de marzo de 2012, falló que «la concesión administrativa a una sola empresa constituye una situación de hecho y derecho que restringe la competencia«.

Para la CNAE, que engloba a la mayor parte de los centros de enseñanza para conductores, «no existe ningún motivo de peso» para modificar radicalmente lo que ha dado tan buen resultado en favor de la seguridad vial. Según el presidente de la CNAE, José Miguel Báez, que rechaza las acusaciones de monopolio, «desde que entró en vigor el permiso por puntos, las autoridades competentes (la DGT, la Dirección de Tráfico del Gobierno vasco y el Servei Català de Trànsit) han convocado diversos concursos públicos para gestionar el programa reeducador. CNAE se ha presentado a todos ellos, bien en solitario, bien en unión temporal de empresas con otras entidades. La confederación o sus UTEs los ganaron todos, salvo el primer concurso en Cataluña, en el que se impuso el RACC».

«En la actualidad, las UTEs en las que participa CNAE gestionan el mencionado programa en toda España por méritos propios», ha recalcado Báez, dado que «en el territorio de la DGT, lo hacen después de que el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales hubiese admitido sus recursos, pues en principio sólo le habían sido adjudicados tres de los cinco lotes de que se componía la licitación».

En cuanto a la elección de los centros ha explicado que «en Cataluña y el País Vasco han sido las autoridades las que han efectuado la selección, mediante el pertinente concurso público. Es una opción que ha funcionado bien y que nos hubiera gustado para todo el territorio nacional, ya que nos habríamos ahorrado polémicas interesadas y algún quebradero de cabeza».

De esta manera, «en el territorio DGT, operan hoy 360 centros, gracias a la UTE de CNAE, ya que se pedía un mínimo de 270 centros y se fijó un máximo puntuable de 295. Pues bien, nuestra UTE ofreció 65 centros más, como mejora voluntaria, con respecto a lo exigido por los pliegos». De hecho, alguno de los denunciantes del actual sistema y alguna de las organizaciones que han pedido la ejecución inmediata del fallo de la Audiencia, se presentaron al concurso de la DGT; ofrecieron 65 centros menos y perdieron la licitación. Es curioso que ahora reclamen un cambio de sistema, cuando antes les parecía estupendo», ha ironizado el presidente de CNAE.

Más información