El Colegio de Médicos de Burgos presenta una infografía para fomentar el «uso responsable» de Urgencias

Servicio de Urgencias del HUBU. /GIT
Servicio de Urgencias del HUBU. / GIT

Los médicos recomiendan acudir cuando se agrava una enfermedad común o ante una situación que no puede esperar, «nunca para adelantar una cita médica»

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Colegio de Médicos de Burgos ha presentado una infografía que pretende fomentar un uso «responsable» de los servicios de Urgencias en los tres hospitales de la provincia de Burgos. Así, recomienda a los pacientes y ciudadanos a determinar «cuándo es necesario acudir a las urgencias hospitalarias» y cuándo no para no saturar los servicios durante la época estival o el resto del año.

En concreto, busca «hacer un uso responsable» de los servicios de urgencias para evitar situaciones como «personas que acuden a Urgencias para adelantar una cita médica o para no esperar unos días más porque se van de vacaciones».

Los profesionales avisan de que acudir a Urgencias tiene que hacerse de manera responsable y atendiendo a unos criterios que han de determinar si existe o no una verdadera urgencia.

Así, antes de ir a Urgencias es necesario definir el nivel de gravedad. Los profesionales avisan que «iremos a urgencias si no podemos respirar, no si padecemos un resfriado común. Iremos a urgencias si no podemos esperar a acudir a nuestro médico. Nunca para adelantar una cita médica».

Asimismo, una persona debe acudir a Urgencias si padece un dolor severo y/o persistente especialmente si va acompañado de vómitos o complicaciones respiratorias. También si hay un accidente con fractura, traumatismos, heridas, cortes profundos o golpes. «Se debe acudir cuando hay sangrado en exceso y/o se producen mareos, o problemas de movilidad o pérdida de conocimiento», explican los profesionales en la citada infografía.

Al mismo tiempo, hay que acudir a los servicios de Urgencias si la persona padece una enfermedad y sus síntomas se agravan. Por último, los ciudadanos han de saber que los signos de pérdida de conocimiento o de fuerza, debilidad, aturdimiento o confusión al hablar son entendidos como una «máxima urgencia».