Los menores ven más la televisión durante el 'prime time'

Un niño ve dibujos animados en la televisión./Archivo
Un niño ve dibujos animados en la televisión. / Archivo

Más de 1,2 millones de niños consumen programas televisivos entre las 22.00 y las 00.00 horas, y más de 350.000 pasada la medianoche

EPMadrid

El consumo televisivo diario por parte de los menores alcanza sus mayores cotas de audiencia en el 'prime time' -la franja que va de las 22.00 a las 00.00 horas-, fuera de la franja legal de protección del menor, según un estudio de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), con datos de audiencia de Kantar Media del primer semestre de 2018.

Según el informe, el promedio de consumo televisivo de los menores de 18 años es mucho más bajo que el de los adultos, y se observa que más de 1,2 millones de esos menores ven la televisión entre las 22.00 y las 00.00 horas, y más de 350.000 pasada la medianoche.

Asimismo, el estudio refleja que la franja horaria previa, entre las 20.00 y las 22.00 horas, que incluye el 'acces' al 'prime time' se sitúa en segundo lugar en términos de audiencia, con 1.236.000 espectadores menores de edad. Respecto a los espectadores de menos de 12 años, se observa que la franja entre las 20.00 y las 22.00 horas alcanza las mayores cotas de audiencia, por delante del 'prime time', especialmente, en el caso de los más pequeños.

Esta práctica puede generar «efectos negativos para la salud como la falta de sueño y el consecuente menor rendimiento escolar»

El estudio también indica que más de 200.000 menores de 7 años y casi 500.000 menores de entre 7 y 12 años ven de media la televisión pasadas las 22.00 horas, límite del horario de protección legal; y una media de 50.000 menores de 7 años y de 120.000 de entre 7 y 12 años lo hacen más allá de las 00.00 horas.

Así, el informe destaca que el consumo televisivo infantil y juvenil queda por debajo de la media, que crece a medida que aumenta la edad de los espectadores. Dicho consumo es de 145 minutos por persona y día para los menores de entre 4 y 13 años; de 290 minutos para los situados entre 45 y 65 años, y de 362 minutos para los mayores de 65 años.

De este modo, el consumo televisivo de los menores de edad presenta una tendencia decreciente a medida que se van acercando a la adolescencia (142 minutos para los espectadores de 4 a 7 años frente a 100 de los situados en la cohorte que va de los 16 hasta los 18 años).

Efectos negativos

Según ha advertido AUC, esta audiencia infantil nocturna puede calificarse de «anómala y poco adecuada, generadora de efectos negativos para la salud como la falta de sueño y el consecuente menor rendimiento escolar». En este sentido, la asociación considera que a esta circunstancia contribuye el «efecto llamada» de algunos programas de carácter familiar que se emiten en 'prime time' y que extienden su emisión «hasta altas horas de la madrugada en días lectivos».

«Este fenómeno, desconocido en otros países de nuestro entorno, debería generar una seria reflexión por parte de los padres y de la sociedad en general, pero también por parte de las propias cadenas de televisión, que deberían supeditar los intereses de programación a las consideraciones de interés general», ha manifestado AUC.

La Asociación pide también una reflexión sobre la necesidad de revisar los actuales criterios de horarios de calificación por edades, «con el fin de establecer mayores restricciones en el caso de los programas no recomendados para menores de 16 años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos