El COOCYL señala que el glaucoma afecta a más 7.800 personas en Burgos

El COOCYL señala que el glaucoma afecta a más 7.800 personas en Burgos

La Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares señala que, del número total de afectados, 3.927 de ellos desconocen su patología

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Colegio de Ópticos Optometristas de Castilla y León (COOCYL), coincidiendo hoy con el Día Mundial del Glaucoma, quiere incidir en la detección precoz ante una enfermedad que afecta a más de 7.800 personas en Burgos, aunque la mitad lo desconoce. El problema es que, si no se detecta y se trata a tiempo, el glaucoma puede llegar a producir baja visión e incluso su pérdida total en el 5% de los casos; de hecho, ya está considerada como una de las principales causas de ceguera en el mundo.

Tal y como explica la secretaria general de COOCYL, Ana Belén Cisneros, «el glaucoma es una lesión irreparable del nervio óptico, normalmente provocada por un fuerte aumento de la presión intraocular, que causa una pérdida progresiva de visión y que, generalmente, comienza por la periferia del campo visual». Sin embargo, es conocida como la «ceguera silenciosa», ya que, como añade la experta, «en la mayoría de los casos el paciente no experimenta ninguna molestia ni ningún síntoma hasta que se produce una pérdida visual permanente e irreversible. De ahí la importancia del diagnóstico precoz y el tratamiento en estadios iniciales».

Por esta razón, y coincidiendo con este Día Mundial del Glaucoma, los ópticos optometristas de Castilla y León quieren concienciar a la población mayor de 45 años de la importancia de someterse a una revisión ocular anual, que puede hacerse en un establecimiento autorizado de óptica de forma muy sencilla. «Los ópticos optometristas podemos realizar un screening mediante una tonometría sin contacto, una prueba rápida e indolora con la que se mide la presión intraocular, así como una observación del nervio óptico en el fondo de ojo», explica Ana Belén Cisneros.

Según las estadísticas oficiales, el glaucoma afecta al 2% de la población, pero los casos aumentan de forma progresiva con la edad. Así, en el grupo de 50 a 59 años, la incidencia se sitúa ya en el 2,1%. Esta cifra asciende al 2,3% en personas de 60 a 69 años y, una vez pasados los 70, alcanza el 3,5%. Debido al envejecimiento de la población en Burgos, hay estadísticas, como la de la Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF), que hablan de 7.855 afectados por la enfermedad en la provincia, aunque 3.927 de ellos no lo saben.

Una vez existe sospecha de glaucoma, Cisneros recuerda que se debe derivar al paciente para una exploración oftalmológica completa con el fin de comprobar todas las estructuras del ojo, tanto del polo anterior como del posterior, y realizar una campimetría o valoración del campo visual para buscar la existencia de zonas ciegas o escotomas.

Con todo, concluye que no debe olvidarse que la pérdida de visión derivada del glaucoma «es permanente e irreversible; sin embargo, un diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado ofrecen la mejor oportunidad para conservar la visión y una óptima calidad de vida».