El Cristo de las Gotas volverá a las calles de Burgos el próximo viernes 3 de mayo

La imagen procesionó rota por las calles de Burgos. /Aythami Pérez
La imagen procesionó rota por las calles de Burgos. / Aythami Pérez

La Banda de Cornetas de San Gil ofrecerá un concierto el martes 30 de abril para costear la restauración de la imagen, fractura el Domingo de Ramos en una caída

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Real Hermandad de la Sangre del Cristo de Burgos y Nuestra Señora de los Dolores lucha contra el reloj para que la réplica del Cristo de las Gotas, que se fracturó la tarde del Domingo de Ramos, vuelva a salir a la calle totalmente consolidada. La fecha en la que volverá a las calles burgalesas esta imagen es el próximo viernes 3 de mayo, fiesta de la Cruz de Mayo.

Para ello, los cofrades han puesto en marcha diversas iniciativas dirigidas a recaudar fondos que ayuden a costear la restauración de la imagen, entre llas un concierto de los grupos adulto a infantil de la Banda de Cornetas de San Gil que se celebrará en este mismo templo el próximo día 30 de abril a las 20:30 horas.

La hermandad está ilusionada con la próxima salida de su imagen, tal y como estaba previsto. Se espera que la talla pueda desfilar con el brazo del cristo consolidado provisionalmente, no así el de la cruz, puesto que aún está por definirse qué tipo de restauración será necesaria para esta parte. La procesión, que se desarrollará como es habitual en torno a la iglesia de San Gil, concluirá con un besapiés.

El desgraciado accidente que sufrió la imagen hace unos días no ha echado atrás a los cofrades que volverán a intentar procesionar la imagen en vertical el próximo año, según ha anunciado el prior de la hermandad, Luis Isasi.

La réplica del Santo Cristo de Burgos, construida en 2007, que iba a ser procesionada por primera vez en vertical con motivo del 75 aniversario de la refundación de la cofradía, se rompió en el instante en que los costaleros la colocaban en el trono en andas sobre el que procesionaría en vertical. Al ir a colocarla en esta posición, venció hacia delante y en la caída se rompió. La cruz sucumbió al peso del madera y el cristo se desplomó del trono. Con el golpe de la caída, el brazo izquierdo del cristo y de la propia cruz se rompieron, así como la corona de espinas.

Más información