Un detenido por matar a su mujer en Burgos

Los funcionarios del Ministerio de Justicia proceden al levantamiento del cadáver/Aythami Pérez
Los funcionarios del Ministerio de Justicia proceden al levantamiento del cadáver / Aythami Pérez

Se ha presentado voluntariamente ante la Guardia Civil para comunicar el asesinato| La fallecida, de origen búlgaro, al igual que el varón, ha sido apuñalada en su domicilio y arrojada por el balcón

ISMAEL DEL ÁLAMO y PATRICIA CARRO

Monika Asenova, de 28 años, ha sido asesinada este lunes en la localidad burgalesa de Salas de los Infantes. Según confirman fuentes del 112 y de la Guardia Civil, la mujer ha sido apuñalada por su marido, de 39 años, ambos de origen búlgaro, en el interior del domicilio, situado en la calle Jesús Aparicio, y arrojada posteriormente por el balcón. El suceso ha tenido lugar minutos antes de las diez de la mañana. Tras asesinarla, el hombre se ha presentado voluntariamente en el puesto de la Guardia Civil y ha confesado los hechos.

La sala de operaciones de Emergencias Sanitarias 112 ha recibido la llamada de alerta a las 10:07 horas de este lunes, al mismo tiempo que el hombre se presentaba en el puesto de la Benemérita. Los agentes se han personado en el lugar, lo mismo que la ambulancia y el equipo médico de guardia de la propia localidad, y han confirmado los hechos denunciados y que la víctima había sido apuñalada. Los servicios sanitarios solo han podido certificar el fallecimiento de la mujer, que era madre de dos hijas y tenía un tercero a su cargo.

El subdelegado del Gobierno, Pedro de la Fuente, ha confirmado que no existían denuncias previas por violencia de género, pero sí un «conato», una discusión en 2011 que no acabó en denuncia por parte de la mujer. Desde entonces, ningún conocimiento de problemas en el ámbito familiar. Ni siquiera, en un primer momento, se vinculó el incenido ocurrido el pasado 28 de junio en el domicilio de la pareja, con un hecho de violencia de género, ha apuntado De la Fuente.

Un incendio, seguido de explosión, en una vivienda que ocupaban víctima y agresor, y en la que vivían con sus hijos (dos de la pareja) y que ahora no se encuentran en Salas. Sin embargo, la falta de vinculación inicial no evita que algunas fuentes se pregunten ahora cómo no se ha puesto protección a Mónika, después de que se determinara que el incendio de la vivienda había sido provocado.

Desde entonces, ella estaba viviendo en San Leonardo de Yagüe con sus dos hijas y él en otra vivienda de Salas. Sin embargo, se les había visto juntos en San Leonardo y hoy en Salas habían coincidido en el piso incendiado cuando Monika iba a recoger algunas pertenencias. La propia víctima había confesado a conocidos y amigos que las cosas no iban bien por casa últimamente, pero hasta los hechos ocurridos en las últimas semanas, nadie se esperaba este desenlace.

Candidata del PP

Además, Monika llevaba muchos años afincada en Salas de los Infantes, estaba perfectamente integrada y de hecho se había presentado a las pasadas elecciones municipales en las listas del PP. Ella era la primera de las suplentes de una lista de nueve candidatos al Ayuntamiento de la localidad, que finalmente fue alcanzado por el cabeza de lista 'popular' Francisco Azúa García. El primer edil reconoce que «no sale de su asombro». La noticia le ha llegado estando de vacaciones y no se esperaba un desenlace así porque la integración de la pareja en el municipio era total.

Mientras Monika trabajaba en un supermercado, su marido era contratado habitualmente por el Ayuntamiento y, de hecho, ahora forma parte de una de las brigadas municipales acogidas a las ayudas de la Diputación para la contratación de personas con discapacidad. Azúa explica que se encontraba de baja por una insuficiencia cardiaca pero que tenía interés por trabajar, de ahí la contratación.

Mazazo

El suceso ha dejado consternados a los vecinos de Salas de los Infantes y es un «mazazo» para la sociedad burgalesa, asegura De la Fuente, quien recuerda que Monika es la segunda mujer asesinada por su pareja en Castilla y León en lo que llevamos de año. Desde 2003, en Burgos han sido asesinadas por sus parejas o exparejas un total de 9 mujeres, pero los datos fríos «despersonalizan» a las víctimas, se lamenta el subdelegado.

Tras activarse los correspondientes protocolos, y mantenerse abierta una investigación para aclarar los hechos, el caso se encuentra bajo secreto de sumario y el agresor confeso, en dependencias de la Guardia Civil. El subdelegado ha confirmado que se realizarán concentraciones y actos de apoyo a la familia y condena de este nuevo caso de violencia de género.