Dos detenidos por abusar desde 2016 de dos niñas tuteladas de 12 y 14 años en Vitoria

Al menos una de ellas residió en el centro de menores Sansoheta, dependiente de la Diputación. /R.F.
Al menos una de ellas residió en el centro de menores Sansoheta, dependiente de la Diputación. / R.F.

La Guardia Civil les arrestó después de que otra joven desvelara los «encuentros» de las víctimas con desconocidos

DAVID GONZÁLEZ

Una investigación de la Guardia Civil ha sacado a la luz la presunta implicación de dos adultos -de 35 y 56 años y sin relación entre sí-, en una espiral de abusos sexuales sobre un par de menores bajo la tutela de la Diputación alavesa. Tenían sólo 12 y 14 años cuando todo comenzó. Estos casos ahora bajo la lupa de la Justicia coincidieron en el tiempo. Los contactos se iniciaron a lo largo de 2016 y se mantuvieron, a través de citas periódicas, hasta hace tres semanas, cuando agentes adscritos a la Comandancia de Álava detuvieron a los sospechosos tras meses de discretas pesquisas.

Según ha sabido este periódico, a cambio de favores sexuales, los ahora investigados invitaban a estas menores en situación de riesgo a sus casas, las llevaban a otros lugares de Vitoria, incluso de fuera de la provincia. Cuando se supone que empezó esta pesadilla, una de las chicas apenas contaba con doce años. La otra tenía catorce. Ninguna depende en estos momentos de la administración foral. Probablemente hubieran seguido estos encuentros furtivos de no ser por el buen hacer de una asistente social, quien escuchó a una compañera de las víctimas hablar de sus «encuentros» y «viajes» con desconocidos. Aquel comentario activó todas las alarmas internas.

Fuentes de la Diputación aseguran que «el 30 de enero, en una reunión de coordinación del Área del Menor con educadores de justicia juvenil» -los encargados de los menores más conflictivos-, «se tuvo conocimiento por primera vez» de que algo iba mal con estas ya adolescentes. «Al día siguiente se dio aviso al juzgado», matizan desde el Palacio foral.

Una de las menores residió en Sansoheta, centro tristemente famoso por ser el origen de una supuesta red de prostitución también destapada por este periódico, durante parte de los meses que se vio con el adulto. Aunque ha retornado con su familia, hace días que nada se sabe de su paradero. La otra afectada, pese a que también ha crecido bajo la protección foral, vive en la actualidad en una institución especializada en desintoxicación y ubicada en otra provincia.

Como los primeros indicios situaban algunos de esos encuentros sexuales en el Condado de Treviño, el asunto cayó en manos del instituto armado. Durante las siguientes semanas, efectivos de este cuerpo fueron resolviendo el complejo rompecabezas. Lograron poner nombre y apellidos a los adultos responsables de los supuestos abusos. Se trata de dos vecinos de Vitoria.

Regalos por sexo

Al parecer, uno de ellos conoció a su víctima, la chica de 12 años, cuando ésta entró a un bar y pidió comida. Éste aprovechó la coyuntura para ganarse su confianza. Al poco arrancaron los abusos y agresiones sexuales. Para sorpresa de los agentes, la otra línea de investigación era un calco a pesar de no existir relación ni contacto alguno entre los adultos implicados. A base de regalos y promesas engañaban presuntamente a sus víctimas para obtener los favores sexuales. Estas chicas proceden de familias desestructuradas.

El 11 de mayo, los dos varones pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Vitoria, que los dejó en libertad provisional con cargos y con órdenes de alejamiento de las víctimas. Se les investiga por un presunto delito contra la libertad e indemnidad sexual y por abuso sexual a menores de edad.

En su contexto

2016 es el año de inicio de los supuestos abusos. Aunque el 'modus operandi' es igual, los dos adultos no se conocen entre sí.

Orden de alejamiento. La Guardia Civil detuvo a los dos hombres hace tres semanas. El Juzgado de Instrucción 2, que lleva el caso, les ha puesto órdenes de alejamiento de las menores y les imputa dos delitos.

554 menores pasaron por centros y residencias de la Diputación alavesa a lo largo del año pasado. El máximo diario son 216 usuarios «al mismo tiempo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos