Detienen a un hombre acusado de violar a la hija de 13 años de su pareja

Un grupo de agentes de la Policía Nacional./Archivo
Un grupo de agentes de la Policía Nacional. / Archivo

La menor le confesó lo que le estaba ocurriendo al personal del centro en el que estudia, situado en la capital malagueña

JUAN CANO Y ALVARO FRÍASMálaga

Una vez en el interior del vehículo policial, supuestamente confesó a los agentes que acababan de detenerle la razón de su arresto. Al parecer les explicó que esa tarde había estado llamando a su pareja, que no se encontraba en casa, al igual que la hija de ésta. Así que, según las fuentes consultadas, dijo que creía que le habían denunciado por abusos sexuales. Sin embargo, las sospechas sobre él van más allá, ya que fue arrestado acusado de violar a la menor, que tiene 13 años de edad.

Los hechos tuvieron lugar a finales del pasado mes de octubre cuando la propia adolescente contó al personal del centro en el que estudia, situado en la capital malagueña, lo que le estaba ocurriendo desde hacía algunos meses. Las fuentes consultadas por este periódico indicaron que aseguró que su padrastro, un hombre de mediana edad, la había agredido sexualmente en varias ocasiones.

El personal docente reaccionó rápidamente y avisó a la madre de la menor, así como a la Policía Local de Málaga. Una dotación del Grupo de Investigación y Protección (GIP), que actúa de paisano y pertenecen al citado cuerpo de seguridad, se desplazó inmediatamente hasta el centro educativo.

Una vez allí, los agentes pudieron conocer más datos sobre lo que podría haber ocurrido. Supuestamente, el hombre aprovechaba los momentos en los que la madre de la menor se encontraba fuera de casa, en la que convivían los tres, para cometer las agresiones.

El hombre fue sorprendido por la Policía Local en la calle cuando hacía botellón

Las fuentes explicaron que el hombre solía beber en la calle, tras lo que acudía a la vivienda. Una vez allí, si la madre de la niña no estaba en la vivienda, supuestamente violaba a la menor, siempre según el relato que dieron a conocer a los agentes desplazados hasta el centro de estudios.

Tras escuchar esa versión, los agentes locales pusieron en marcha el protocolo establecido para este tipo de casos y trasladaron a la menor junto a su madre hasta el Hospital Materno de la capital para que la chica fuese explorada por un facultativo. Asimismo, se dio parte al Grupo de Menores del Cuerpo Nacional de Policía y se estableció un dispositivo para localizar y detener al sospechoso.

Una dotación de la Policía Local fue la que localizó a un hombre que coincidía con las características del padrastro de la menor. Se encontraba en las inmediaciones de la vivienda en la que residía haciendo botellón con otros varones.

Los agentes se dirigieron hacia él y comprobaron que se trataba del sospechoso, por lo que procedieron a su detención. Además recibieron el apoyo de otros policías locales, que se encontraban acompañando a la menor y a la progenitora hasta el domicilio familiar, con el objetivo de garantizar su seguridad, así como la de la vivienda.

Fue tras su arresto, al introducirle en el coche patrulla cuando habría confesado espontáneamente lo que había motivado su detención. Iba camino de la Comisaría Provincial, donde los agentes locales entregaron al sospechoso a los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía.

 

Fotos

Vídeos