Dislexia Burgos pide una detección precoz de un trastorno que afecta al 8% de la población

Silvia González, presidenta de la Asociación Dislexia Burgos (centro) y Fátima Fernández, vicepresidenta (derecha)/IAC
Silvia González, presidenta de la Asociación Dislexia Burgos (centro) y Fátima Fernández, vicepresidenta (derecha) / IAC

La Asociación lleva dos años trabajando en sensibilizar a la población y a los centros educativos en este problema que puede llevar al fracaso escolar de niños que simplemente no comprenden bien el lenguaje escrito

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La Asociación Dislexia Burgos celebró este sábado el Día Mundial de la Dislexia reclamando, mediante un manifiesto, la detección precoz de un trastorno de origen neurobiológico que afecta a los procesos de lectura y escritura y que lleva a muchos niños al fracaso escolar. Según explica la presidenta de la asociación, Silvia González, no es que estos alumnos tengan menos capacidades, sino que la forma en la que deben asimilar los conocimientos no la comprenden.

Por eso reclaman que se realicen diagnósticos tempranos, antes de llegar a tercero de Primaria, que suele ser cuando el fracaso escolar ya se ha dado debido a la dislexia. Además, los estudiantes no solo se ven afectados académicamente, sino sobre todo emocionalmente.

En Burgos, la Asociación Dislexia la forman 40 familias, pero la realidad es que la afección de este trastorno, según datos nacionales afecta a entre un 8 y un 10% de la población. Tal impacto requiere que se realicen adaptaciones educativas para quienes lo sufren, empleando otros métodos, y no solo a través de la lectura y de la escritura, para aprender.

En este sentido, Fátima Fernández, vicepresidenta de la asociación asegura que «hoy por hoy no hay ningún centro que se pueda considerar que se encuentre a la vanguardia del tratamiento de estudiantes con dislexia». Asimismo, reclama adecuaciones no significativas, con educación multisensorial de la que no solo se beneficiarían alumnos con dislexia, sino todo el conjunto.

Así las cosas, desde la asociación llevan trabajando dos años en sensibilizar a la población y los centros educativos mediante charlas que permiten dar a conocer un trastorno que afecta a más personas de las que se puede pensar y que en edades tempranas puede marcar el futuro de un alumno.