Los fallecidos en accidente de tráfico disminuyen el 1,5% en 2018 después de «un verano atroz»

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el director general de Tráfico, Pere Navarro. / EFE/Atlas

El 74% de los siniestros con víctimas ocurrieron en las carreteras convencionales

DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

Después de un «verano atroz», en palabras del ministro Fernando Grande-Marlaska, durante la presentación del Balance de Seguridad Vial 2018, las cifras de fallecidos han disminuido de los 1.198 de 2017 a los 1.180. «En las vías interurbanas ha habido un descenso en el número de fallecidos del 1,5%», aseguró Grande-Marlaska.

«En cuatro años es la primera vez que se reduce. Tuvimos un verano atroz pero ya habíamos empezado a movernos. Los meses de septiembre a noviembre fueron muy buenos y en diciembre, razonable», aseguró el ministro del Interior. En esos meses «buenos» el descenso fue de 9,5%. Otra estadística que disminuyó fue la de lesionados graves. Hubo 370 personas menos que requirieron ingreso hospitalario.

El 74% de los accidentes sucedieron en carreteras convencionales por dos causas principales: salidas de las vías y choques frontales. «Tendremos que seguir trabajando en la velocidad», mantuvo el ministro. «No puede decirse que el incremento de los fallecidos es por el aumento de desplazamientos, del censo de conductores o del parque móvil. Debemos contar con una nueva estrategia de seguridad vial». En cambio, los fallecidos por atropello aumentó un 48%.

Para mejorar la prevención, el ministro ratifica que las dos medidas concretas más próximas serán reducir las velocidades máximas en las vías interurbanas y en las calles de una sola dirección del casco urbano. La primera para finales de enero. Habrá también un aumento de efectivo de la Guardia Civil y de nuevas tecnologías para «perseguir las infracciones y garantizar las sanciones».

En cuanto a los patinetes, serán regulados y se prohibirá su utilización en vías interurbanas y en aceras.

 

Fotos

Vídeos