El PSOE volverá al pacto educativo si la inversión del 5% del PIB se alcanza en tres años

Los babis de los alumnos de un centro escolar de Barcelona, colgados en sus perchas. /Alberto Estévez (Efe)
Los babis de los alumnos de un centro escolar de Barcelona, colgados en sus perchas. / Alberto Estévez (Efe)

Sánchez contesta al ministro que antes de decidir quiere ver su oferta de aumento del gasto por escrito, porque «el diablo está en los detalles»

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Ni sí, ni no. Depende. El PSOE no decidirá si vuelve o no a las negociaciones parlamentarias que buscan un pacto de Estado por la educación hasta que el ministro Íñigo Méndez de Vigo detalle por escrito el ofrecimiento que les hizo el sábado pasado desde la tribuna de la convención nacional del PP: su compromiso de elevar hasta un 5% del PIB la inversión pública anual en enseñanza. Se trata de la exigencia mínima de financiación para el sistema educativo reclamada por los socialistas y no aceptada por el Gobierno hasta ahora. Fue la razón que dio hace un mes el PSOE para abandonar la subcomisión del Congreso, el foro político de negociación, y la condición 'sine qua non' que puso para dar marcha atrás y retomar unas conversaciones ahora moribundas.

Por lo tanto, las negociaciones seguirán formalmente rotas hasta que Pedro Sánchez y su ejecutiva puedan estudiar los detalles de la oferta del ministro de Educación y decidir si cumple con las exigencias mínimas para volver a la mesa de diálogo. El secretario general de los socialistas anticipó hoy que no van a aceptar cualquier cosa. Aclaró a Méndez de Vigo que, para que vuelvan a la mesa de negociación, no solo debe garantizar que va colocar el gasto educativo en el 5% del PIB sino que también tiene que concretar cuándo se alcanzaría ese compromiso de inversión. «No es lo mismo decir que vas a recuperar el 5% en 20 años que dentro dos o tres años, que es lo que está planteando el PSOE», avisó.

Sánchez dejó claro que la oferta verbal y genérica del ministro no es suficiente para volver a la subcomisión. Recordó que es economista -«una persona de números»- y que lo único que ve en la actualidad son unos presupuestos y un programa de estabilidad -el que el Gobierno envío a Bruselas con su senda de gasto hasta 2020- que dicen que la inversión pública en educación es del 3,78%.

«El PSOE primero tiene que ver los datos, tiene que ver la propuesta financiera. El ministro tiene que decirnos si va recuperar ese horizonte del 5%. Tiene que ponernos encima de la mesa el documento que así lo atestigue», puso Sánchez como condiciones indispensables antes de que su partido se pronuncie sobre una posible vuelta a la mesa de negociación del pacto, porque, como añadió, «el diablo está en los detalles». Sus palabras finales volvieron a reflejar dudas sobre la sinceridad de la nueva oferta del Gobierno y los populares. «Vamos a ver cuál es la propuesta más en detalle y, a partir de ahí, el PSOE no tiene ningún problema en volver a sentarse» en el foro de diálogo.

Endurece condiciones

Según fuentes del equipo negociador socialista, su partido se mantiene firme en sus exigencias. Para participar en un pacto de Estado reclamá un aumento anual del gasto público educativo de 1.500 millones de euros hasta lograr que la inversión llegue al 5% del PIB y un compromiso de mantener el esfuerzo para llegar al 6% a medio plazo. No obstante, las palabras de Sánchez indican que incluso van a ser más exigentes en los plazos para lograrlo de lo que fueron en su propuesta ante la subcomisión, que ponía el tope para lograr el 5% en 2025. Ahora el secretario general apunta a 2020 o 2021, según sus afirmaciones. Lo que también tienen claro los socialistas es que estos 1.500 millones anuales tienen que ser fondos adicionales aportados por el Estado y no completados con recursos propios de las comunidades autónomas.

Por el momento, y hasta que el ministerio les entregue la documentación que reclaman, el PSOE seguirá fuera de la subcomisión que busca el pacto educativo y ajeno a las negociaciones. De hecho, no acudirán a la reunión que hay convocada para mañana. Si no hay cambios, los únicos partidos que irán a la cita son el PP y Ciudadanos.

El portazo que el PSOE dio en este foro el 6 de marzo pasado, por no satisfacerse su exigencia de financiación, fue secundado días después por la mayoría de los partidos del Congreso (Unidos Podemos, ERC, PNV y PDeCAT), lo que hizo descarrilar el intento de pacto de Estado.

 

Fotos

Vídeos