Suspendido un profesor en Toledo por bendecir las aulas y repartir ramos de flores a los alumnos

Suspendido un profesor en Toledo por bendecir las aulas y repartir ramos de flores a los alumnos

Educación ha prohibido el acceso al centro al docente y a su esposa, maestra en otro colegio, que también ha sido apartada

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

 La Consejería de Educación de Castilla-La Mancha ha prohibido a un profesor acceder al colegio donde venía impartiendo clases por su extraño comportamiento, que había generado miedo tanto a los alumnos como a sus compañeros.

El docente trabajaba hasta hace unos días en el colegio público de Infantil y Primaria «Miguel de Cervantes», de Mocejón (Toledo). Según los estudiantes y el profesorado, en una ocasión llegó a bendecir con agua consagrada las aulas y demás instalaciones del colegio en horario lectivo. Más recientemente, acudió al centro con ramos de flores y chucherías parar repartirlas entre los chicos.

Además, sus alumnos -menores de edad- han denunciado que el maestro no les enseñaba el temario previsto al inicio del curso sino que se limitaba a hablarles de religión -con mensajes ultracatólicos-, de la muerte y de la existencia de brujas.

Problema psíquico

Según explicó este viernes el consejero de Educación de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto, tanto este docente como su esposa, profesora del instituto de Secundaria «Universidad Laboral», de Toledo, tienen problemas psíquicos, motivo por el que han sido apartados temporalmente de la docencia. «Al tratarse de un caso de enfermedad, hemos prohibido la entrada de los dos a este colegio y hemos pedido una orden de alejamiento del centro por el bien de la comunidad educativa». «Ahora esperamos que también se pueda ayudar a estos dos profesores y que las medidas judiciales nos ayuden a resolver este conflicto», añadió el consejero de Educación, quien también confirmó que «se les ha separado del servicio activo pero no se les ha suspendido de empleo y sueldo».

Con el fin de evitar que ambos puedan acceder al colegio de Mocejón, el ayuntamiento de esta localidad de 5.000 habitantes envía de lunes a viernes a un policía local para vigilar el centro a las horas de entrada y salida: 9 de la mañana y 2 de la tarde.