«Antes me preguntaban si iba a llover; ahora me ruegan que pare»

Roberto Brasero, durante la entrevista./Isaac Asenjo
Roberto Brasero, durante la entrevista. / Isaac Asenjo

Roberto Brasero - el meteorólogo más mediático de la televisión - avanza que una ciclogénesis explosiva llamada 'Hugo' marcará el inicio de la Semana Santa

ISAAC ASENJOMadrid

Las conversaciones de ascensor pueden ser un suplicio para muchos, pero si hablamos del hombre del tiempo la cosa se complica. ¿Hablarán también en ese pequeño habitáculo sobre qué día hace hoy? A Roberto Brasero (Talavera de la Reina, 1971) le han definido como el 'showman' de la isobara. Y no es para menos. Se trata del hombre que cambió la forma de hacer meteorología y marcar un estilo propio a la hora de contar el tiempo. «El objetivo es contar las cosas para que se entiendan», comenta sonriente durante una entrevista con café en la mano en el centro de Madrid a las 10 de la mañana. El meteorólogo asiste a un acto en el que se dan a conocer los datos del informe 'Buenos hábitos al sol' de Heliocare, que un año más da a conocer Cantabria Labs. Brasero se confiesa creyente del «cambio climático» y comenta sobre el 'robo' que hemos sufrido este año con la primavera: «Las temperaturas actuales son anómalas. Hemos empezado esta primavera con unos 10 grados menos de lo habitual por estas fechas en muchos lugares de España. Estamos amaneciendo con temperaturas propias de mitad del invierno».

El efecto Brasero lleva entre los mapas de las isobaras más de 15 años y la espontaneidad de 'Tu Tiempo' en Antena 3 le han hecho un referente en este género que ha ido evolucionando con el paso de los años. Desde que se anunciaba el tiempo en las pizarras con tiza hasta los cromas imposibles de la actualidad. «Nuestra materia prima se presta a probar nuevas maneras de contar gracias a lo audiovisual del género. El objetivo es hacer aún más atractiva la información y sobre todo que sea didáctica. Que todo el mundo la entienda más allá de la tecnología que pongamos para ello, explica.

«Hago un programa más completo gracias a la gente. Si no es por los usuarios no podríamos ver la repercusión de algunos fenómenos como las lluvias o nieves caídas los últimos días»

Pero ¿por qué la sección del tiempo es la más seguida en un momento en que todos tenemos acceso a los pronósticos de manera instantánea a través de los smartphones? «Nosotros ofrecemos una interpretación. La gente necesita que alguien te diga algo más por lo difícil que es fiarse de las previsiones, por ejemplo ahora en Semana Santa», cuenta. «En 'Tu Tiempo' vamos más allá y no solo es contar la previsión sino abrir los minutos que tenemos a otras cosas atractivas y audiovisuales como la participación». Y es que lo de hacer partícipe de las previsiones al espectador y regalarle algún que otro reportaje de vez en cuando es una tendencia que replican hoy en día ya casi todas las cadenas. Su inspiración se ha notado en otros espacios del mismo género. No hay duda. «Hago un programa más completo gracias a la gente. Nos envían imágenes a diario, incluso con drones que si no es por estos usuarios no podríamos ver la repercusión de algunos fenómenos como las lluvias o nieves caídas los últimos días», explica orgulloso.

Aunque no solo con los espectadores es posible ver la repercusión del tiempo, también en la actualidad los periodistas se involucran cada vez más. Es pregunta obligada al hombre del tiempo si cree necesario que los reporteros salgan a la calle a contarle al espectador que hace frío cuando ya lo sabe con mirar por la ventana. «Claro que hay que salir. Si nieva hay que tocar la nieve y si llueve hay que mojarse. No obstante hay que diferenciar entre lo que queremos contar y ser nosotros los protagonistas de la noticia», explica.

Cuenta que le paran por la calle. «Usted es el hombre del tiempo, ¿verdad?». Eso sí, no recibe muchas críticas. Asegura que «la gente es muy comprensible» y sabe que todos pueden equivocarse. «No hace mucho me preguntaban si iba a llover; ahora me ruegan que pare. El tiempo está dando bandazos en cuestión de semanas». Lo dice además conociendo que estos días todos los ojos miran al cielo por la Semana Santa a punto de arrancar y un tiempo que no mejora. Se arriesga y avanza la previsión. Sí, hará frío pero no por mucho tiempo. «Bueno, tendremos de todo. Empezaremos con una ciclogénesis explosiva de nombre 'Hugo' que nos dejará un fin de semana de viento en toda españa. Tendremos temporal marítimo y nieve en las sierras pero el domingo irá mejorando. El lunes, martes y miércoles predominará el sol y volveremos al anticiclón. Tendremos más de 20 grados en muchas zonas. Eso sí, otra borrasca podría llegar en el tramo final de las vacaciones pero eso es ahora más complicado de precisar».

«El mayor susto como pronosticador del tiempo han sido las nevadas en Madrid. Aparecen por sorpresa cuando no las esperas y provocan cierta psicosis»

Así pués, volveremos a ver el anticiclón y otra nueva borrasca. Que por cierto, no tendrá nombre de mujer. «En meteorología vamos por delante de la ola de feminismo porque alternamos el nombre de las borrascas entre masculinos y femenimos. Hay igualdad para que sean igual de dañinos unos como los otros», aclara.

Explica Brasero que con el anticiclón «nos garantizamos el sol pero que si está más tiempo del que debería se convierte en una pesadilla», de ahí que asegure que le mandaría uno «a Donald Trump para que con un tiempo más calmado se sosegara un poco en sus decisiones». Y la ¿borrasca? «La enviaría a nosotros mismos que nos merecemos un poco la lluvia con tanta sequía»

Antes de concluir la charla, explica que está abierto a otros formatos en la televisión porque «en el tiempo y en la vida puede pasar cualquier cosa, y más si tienes la vista puesta en las nubes». Y revela el susto más grande que ha pasado como pronosticador del tiempo. «Las nevadas en Madrid. Acaban apareciendo por sorpresa cuando no las esperas o acaban sin llegar cuando las hemos anunciado varias veces. Además parece que las nevadas en grandes ciudades provocan una especie de psicosis en el ciudadano». Debe irse a dar una charla sobre el sol y la fotoprotección, no sin antes aclarar que «no», que el hombre del tiempo en un ascensor no habla del día que hará hoy o el fin de semana. «Eso sería hablar de trabajo todo el tiempo». Nunca mejor dicho.

 

Fotos

Vídeos