La Federación de Joyeros de Castilla y León analiza en Burgos el estado del sector con la mirada puesta en la Ley de Seguridad Privada

Reunión de la Junta directiva de FEJORCALE en la Federación de Comercio de Burgos. /BC
Reunión de la Junta directiva de FEJORCALE en la Federación de Comercio de Burgos. / BC

La nueva reglamentación supondrá, en algunos casos, la adaptación de instalaciones y negocios

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La adaptación a la Ley de Seguridad Privada, la Nueva Ley de Protección de Datos o la escasa renovación y de nuevas aperturas de negocios fueron algunos de los temas que se abordaron en la reunión anual de la junta de representantes de la Federación de Joyeros, Orfebres y Relojeros de Castilla y León (FEJORCALE), en la que se encuentra integrada la Asociación de Joyeros de Burgos.

Javier Mayoral, presidente de la Asociación de Joyeros de Burgos, destacó la necesidad de adaptación de las joyerías a la nueva reglamentación sobre Seguridad Privada que en algunos casos supondrá la adaptación de sus instalaciones y negocios con mejores medidas de seguridad, así como que existan una complementariedad entre la seguridad privada y la pública. «Estas nuevas medidas que se adopten en seguridad contribuirán a una mayor protección», subraya.

El pasado 2018 fue un año tranquilo en lo que a asaltos, robos y hurtos se refiere; «salvo casos aislados, en la región estamos en una época tranquila de seguridad respecto a otros años», indica.

Respecto a la continuidad y relevo en el sector, Javier Mayoral ensalza la gran profesionalidad entre los establecimientos dedicados a la joyería, pero lamenta el escaso relevo generacional que tienen estos negocios dedicados a los trabajos en oro y en plata, orfebrería, relojería y en las tareas de reparación y creación de piezas exclusivas.

Por ello, durante el presente año, el plan de actuación de FEJORCALE se centrará en seguir ofreciendo apoyo a las empresas asociadas y plantear nuevas actuaciones con el objetivo de promocionar y dar más visibilidad al gremio y a los negocios que se dedican al mundo de la joyería, orfebrería y relojería en Castilla y León. «Remarcamos la gran importancia del asociacionismo para afrontar la transformación que requieren nuestros negocios y conseguir ser más fuertes en un mercado cada vez más competitivo», apunta Mayoral.

La Federación de Joyeros, Orfebres y Relojeros de Castilla y León (FEJORCALE) está integrada por 95 asociados de todas las provincias de Castilla y León a excepción de Soria y Segovia, que carecen de representación. De ellos, un total de 14 establecimientos pertenecen a la provincia burgalesa, integrados en la Asociación de Joyeros de Burgos

Temas

Burgos