La Conferencia Episcopal desea que la exhumación de Franco no sirva para resucitar las dos Españas

El secretario general de la Conferencia Episcopal y obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello./EFE
El secretario general de la Conferencia Episcopal y obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello. / EFE

El secretario general de la jerarquía eclesiástica recuerda que la familia y el Gobierno deberán acatar la decisión judicial

J. V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Que la polémica por la exhumación de los restos del anterior jefe del Estado, Franco Franco, del Valle de los Caídos, «no abra la herida de las dos Españas». Ese es el deseo expresado este sábado por el secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis Javier Argüello, que ha acudido a Toledo para participar en las VII Jornadas de Pastoral de la Diócesis de Toledo, ciudad en la que, curiosamente, el dictador fue alumno de la Academia de Infantería a principios del siglo XX.

Argüello confía en que el asunto «no reabra viejas heridas» después de los años de la Transición Democrática en los que España vivió una «reconciliación» tras cuatro décadas de dictadura. «Han pasado 80 años de la guerra y hay que mirar hacia adelante desde un espíritu de reconciliación, sin hurgar en las heridas y abordando juntos los desafíos tan grandes que afectan a la sociedad», ha declarado el secretario de la Conferencia Episcopal para quien la exhumación de Franco es un asunto sobre el que solo los tribunales de justicia tendrán la última palabra aunque también atañe a la familia, al Gobierno central y a la Iglesia como propietaria de la abadía benedictina del Valle de los Caídos. «Como no hay acuerdo entre las partes, todos tendremos que esperar a que el tribunal decida y después acatar las cosas», ha añadido.

Educación e inmigrantes

Monseñor Argüello también se ha refirido a otros asuntos como el futuro de la educación y ha reclamado un pacto educativo a través de una ley «que dure para algunas generaciones» en referencia a la intención de la ministra de Educación, Isabel Celaá, de presentar una reforma de la Ley Orgánica Educativa (LOE) al Congreso en febrero. «Nos preocupa la formación integral de las jóvenes generaciones ante los desafíos de las nuevas tecnologías y el mundo global», ha afirmado.

Por otro lado, preguntado por la incesante llegada de inmigrantes a España, Luis Javier Argüello se ha mostrado partidario de acogerlos «porque todos somos hijos y hermanos» pero teniendo en cuenta «lo que la realidad nos dice y conjugando esta acogida con dar ayuda a sus países de origen para que la gente pueda vivir donde quiera de manera libre sin tener que marcharse por crisis económicas o persecuciones de diverso tipo». Paradógicamente, ha destacado monseñor Argüello, en España hay un grave problema demográfico por la baja natalidad pero «nos cuesta recibir gente».

 

Fotos

Vídeos