Intervenidos 627 reptiles que iban a ser vendidos ilegalmente en España

Pieles de reptiles intervenidas por la Guardia Civil./Guardia Civil
Pieles de reptiles intervenidas por la Guardia Civil. / Guardia Civil

La Guardia Civil encontró estos ejemplares en el marco una operación realizada en 22 países y en la que fueron aprehendidas 1.500 serpientes, lagartos, tortugas y geckos

COLPISAMadrid

La Guardia Civil ha intervenido 627 reptiles vivos de varias, algunas de gran valor ecológico, entre las que se encuentran la tortuga mora (Testudo graeca), la tortuga gigante de Aldabra (Aldabrachelys gigantean) o la tortuga de espolones africana (Centrochelys sulfata), en el marco de la 'operación Blizzard' realizada en 22 países y coordinada por Interpol y Europol. En total, las fuerzas de seguridad partipantes consiguieron aprehender 1.500 serpientes, lagartos y geckos, y arrestaron a doce personas, seis en Italia y otras seis en España.

Los agentes del instituto armado realizaron 217 inspecciones en tiendas de animales, en almacenes mayoristas, a coleccionistas privados y a transportistas. Asimismo formularon 25 denuncias por infracciones contrabando, violación de la normativa de consumo, comercio y venta de animales, de sanidad animal y de medio ambiente, explicaron fuentes de la Guardia Civil.

Durante las pesquisas de los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), el Servicio Fiscal y de Seguridad Ciudadana se localizó un criadero clandestino de tortugas, en el que se localizaron numerosos especímenes en situación irregular de diferentes especies; se practicaron incautaciones en Almería y Murcia por la venta irregular de tortuga mora (Testudo graeca), especie que goza de la máxima protección a nivel nacional y europeo y que debido a la facilidad de su captura, unido a que en España se encuentran algunas de las mejores poblaciones de esta especie en Europa, resulta objeto de deseo por numerosos coleccionistas.

También se detectaron otras irregularidades relacionadas con la ausencia de permisos para mantener núcleos zoológicos, por no gestionar correctamente los residuos generados por la actividad, o por no mantener las adecuadas condiciones higiénico-sanitarias de los animales.

Según informes de Naciones Unidas e Interpol, los delitos medioambientales se sitúan como el cuarto negocio ilegal más lucrativo a nivel mundial tras el tráfico de drogas, la falsificación de productos y el tráfico de personas. Sus ganancias se estiman entre 81.000 y 230.800 millones de euros anuales, a un ritmo de crecimiento del 5 al 7%, también anual.

La Guardia Civil destaca quee España, por su ubicación geográfica y vínculos comerciales y culturales es lugar de tránsito o destino de numerosos tráficos ilegales de especies de flora y fauna desde África y América Central y del Sur con destino al mercado interior, al resto de Europa y al continente asiático. Sin embargo, esta problemática no sólo afecta a otros países, sino que el propio patrimonio natural español también se ve afectado por el expolio de individuos y huevos de aves rapaces para su exportación, la captura de miles de tortugas, camaleones y aves o la pesca de toneladas de alevines de anguila de origen nacional, que se exportan de manera ilegal hacia China.