Noventa temporeros rumanos viven hacinados en naves industriales de Ciudad Real

Noventa temporeros rumanos viven hacinados en naves industriales de Ciudad Real

Trabajan en labores agrícolas y entre ellos hay una docena de menores

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Sin cocina, durmiendo en colchones esparcidos por el suelo y sin baño para poder asearse. Así malviven hacinados 90 temporeros rumanos en naves industriales de Pedro Muñoz (Ciudad Real) por las que, además, deben pagar un alquiler. Ha sido el propio Ayuntamiento de Pedro Muñoz el que ha denunciado esta situación ante la Guardia Civil y la Policía Nacional «porque una nave no puede convertirse en una vivienda sin cumplir unas mínimas condiciones», explica el alcalde de este pueblo de 7.500 habitantes, José Juan Fernández.

En este grupo de inmigrantes se han contabilizado unos 12 menores de edad que acompañan a sus familias y soportan las mismas condiciones precarias. De momento, a los propietarios de las naves se les han abierto un expediente administrativo que podría derivar en sanción económica, una situación que los sindicatos se atreven a calificar de común cuando llegan las campañas agrarias.

Estos temporeros trabajan en las campañas de recogida de ajo y cebolla en poblaciones cercanas de la provincia de Cuenca pero se han visto obligados a buscar alojamiento en Pedro Muñoz. «Trabajan en Las Pedroñeras, en Cuenca, adonde les trasladan en autobús cada día pero este año, para tratar de esconder las condiciones indignas de alojamiento en Las Pedroñeras ante la Inspección de Trabajo, los empresarios y los intermediarios los han llevado a naves de Pedro Muñoz», relata Hassen Rejbi, técnico en Inmigración en CC OO de Castilla-La Mancha.

Precariedad en el campo

El caso de Pedro Muñoz no es aislado en Castilla-La Mancha cuando llega el verano. Según Ángel Castellano, de la Federación del Campo de este sindicato, «hay fraude en la contratación, jornadas trabajadas y no declaradas, prolongaciones de jornada abusivas, impago de horas extras y alojamientos sin condiciones de habitabilidad». En cuanto a la situación que se está viviendo en Pedro Muñoz, este sindicato lamenta que el albergue lleve años cerrado y confía en que «los responsables sean sancionados por la Inspección de Trabajo e imputados por parte de la fiscalía por un posible delito de explotación laboral y contra los derechos y la dignidad de las personas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos