Debe pagar 800 euros al mes a su hijo no reconocido, al conseguir un detective su ADN en una servilleta

Servilletas de papel./HOY
Servilletas de papel. / HOY

La madre reside en Cáceres y el padre en Madrid donde es catedrático de Universidad

SERGIO LORENZOCáceres

«Fue fácil conseguir su ADN, contratamos a un detective privado que se quedó con una servilleta que había usado en una cafetería, creo que de la cafetería de la universidad en la que da clases. La servilleta tenía restos de saliva. Hicimos las pruebas de paternidad y el análisis indica que es el padre del niño con una probabilidad del 99,999097%», asegura al Diario HOY el abogado Fernando Osuna.

Su cliente es una cacereña que tiene un trabajo en sanidad con una baja retribución, y el padre del niño un catedrático de una universidad de Madrid. Ella pasa temporadas en Madrid y en la ciudad de Cáceres.

Los dos se conocieron en el año 2011. Comenzaron a mantener conversaciones por teléfono, messenger, correo electrónico y se mandaron wasaps. Mantuvieron relaciones sexuales y ella se quedó embarazada.

Sin embargo, tras tener al niño, él no quiso reconocerlo. El hijo tiene ahora tiene 7 años.

El padre se casó posteriormente y tiene varios hijos de ese matrimonio.

Tras la prueba obtención de la prueba del ADN, el titular de un juzgado de Madrid decidió que aunque aún no se ha celebrado el juicio de la demanda de paternidad, el profesor universitario tiene que dar a la madre del niño una pensión mensual de 800 euros.

Mismo nombre y apellidos

Un hecho singular es que la madre puso a su hijo el mismo nombre y primer apellido que su padre.

Según el letrado de la madre, su cliente estuvo años sin demandar al padre del niño pese a que su situación económica no era holgada. Ahora le ha demandado para que su hijo tenga una mejor perspectiva de futuro ya que se considera que el padre goza de una «economía muy fuerte».

El menor ya está recibiendo la pensión de 800 euros al mes.