Un pueblo de Toledo se queda sin mujeres por un 'reality' televisivo

El Real de San Vicente, en Castilla-La Mancha./Ayto. Real de San Vicente
El Real de San Vicente, en Castilla-La Mancha. / Ayto. Real de San Vicente

Dejarán sus casas durante una semana para comprobar cómo se las arreglan sus parejas

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

El Real de San Vicente, pueblo de mil habitantes situado al noroeste de la provincia de Toledo, limítrofe con la Comunidad de Madrid, está revuelto estos días porque se quedará sin apenas mujeres en enero. El motivo: la grabación de un 'reality' de televisión que evaluará cómo se las apañan sus parejas masculinas sin ellas en casa.

La productora Big Bang Media va a seleccionar a 50 vecinas de este municipio para que, durante una semana, disfruten de un hotel con spa con todos los gastos pagados pero sin sus compañeros. Mientras tanto, los hombres de la casa tendrán que asumir las tareas diarias que habitualmente realizan sus parejas. El programa se emitirá en enero en Televisión Española y está generando tipo de reacciones en el pueblo.

Su alcalde, Jorge Luis Martín Sánchez, del PSOE, ha sido el primer sorprendido. «Al principio pensábamos que era una broma pero pronto vimos que la cosa iba en serio», comenta el alcalde cuya esposa «ha sido la primera en apuntarse». Jorge Luis valora el programa como una publicidad gratuita a su pueblo, enclavado en un paraje natural de gran belleza en plena Sierra de San Vicente, que en las últimas décadas ha sufrido los efectos de la despoblación y del progresivo envejecimiento de sus vecinos.

«Poca corresponsabilidad»

Desde el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, lejos de rechazar este tipo de programas por perpetuar la típica imagen del ama de casa, su directora, Araceli Martínez, lo aplaude. «Las mujeres realizamos multitud de tareas con muy poca corresponsabilidad en el ámbito doméstico y en el cuidado de familiares, dependientes o mayores y no se valora su trabajo ni su impacto en el Producto Interior Bruto», afirma Araceli Martínez, que ve en este «reality» una buena oportunidad «para apreciar lo que sucede en los hogares cuando las mujeres están fuera y dejan de hacer tareas esenciales». El ama de casa «es una clase social precaria porque no se valora su aportación a la sociedad», añade Martínez, para quien este programa de televisión «recuerda mucho la huelga feminista de Finlandia de los años 70 que inspiró la pasada huelga feminista del 8 de marzo que seguramente se repita en 2019».

A la espera de que el programa se grabe y emita, en El Real de San Vicente hay hombres a los que esa semana se les hará larga sin sus parejas pues no son capaces de encender la vitrocerámica o bien contemplan la aspiradora como un artilugio de ciencia ficción. Otros, más confiados, aseguran que «ya nos apañaremos» e incluso hay quien sugiere que será una «semana de liberación» en la que nadie reprochará las horas pasadas en el bar o frente al televisor.

 

Fotos

Vídeos