Burgos registró cerca de 500 ictus en 2018 y se trabaja para concienciar sobre el control de la hipertensión arterial

Presentación de la campaña sobre prevención del ictus. /APM
Presentación de la campaña sobre prevención del ictus. / APM

Frente al MEH se ha instalado un cerebro 'itinerante' desde donde se conciencia sobre la importancia de la celeridad a la hora de detectar un ictus

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

Durante el año 2018, cerca de 500 personas acudieron al Área de Neurología del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) porque habían sufrido un ictus. De ellos, en la unidad, ingresaron 392 que son los ictus que llegaron en una fase más precoz. Este detalle es muy importante en el tratamiento. Con las personas a las que se ha detectado que estaban sufriendo un ictus con celeridad se pueden hacer más actividades que mejoran el pronóstico, según señala José María Trejo, jefe del Servicio de Neurología del HUBU.

Trejo explica que hay dos tratamientos relativamente recientes para tratar esta enfermedad. Por un lado se puede abrir la arteria obstruida por medio de una sustancia química o bien por medio de un cateterismo. «Esto se aplicó a un total de 85 personas y a algunas se sometió a las dos intervenciones. Son tratamientos que presentan una mejoría espectacular pero solo se pueden aplicar en las primeras horas», recalca Trejo.

Cerebro itinerante instalado frente al MEH en Burgos.
Cerebro itinerante instalado frente al MEH en Burgos. / APM

En el paseo Sierra de Atapuerca, frente al Museo de la Evolución Humana (MEH) se ha instalado un cerebro 'itinerante' que ya ha viajado por otros lugares de España. El objetivo es ese, concienciar e informar sobre el ictus porque para combatirlo es importante detectarlo a tiempo, saber cómo se puede prevenir y conocer las opciones que hay después de haber sufrido uno. Fundación MAPFRE, Freno al Ictus y la Sociedad Española de Neurología (SEN), junto con miembros de ADACEBUR (Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Burgos), están realizando la campaña 'Ictus. Evita, aprende, actúa', cuyo objetivo es informar a la sociedad sobre qué es un ictus, qué factores de riesgo y síntomas están detrás de esta enfermedad y cómo hay que actuar para sufrir el menor daño posible. Todos los ciudadanos que se acerquen por allí podrán conocer más a fondo esta enfermedad.

Cerebro itinerante instalado frente al MEH en Burgos.
Cerebro itinerante instalado frente al MEH en Burgos. / APM

Tendencia

Trejo señala que actualmente hay dos tendencias opuestas. «A medida que la población se hace más mayor aumenta el riesgo de ictus. Esta es la primera causa de discapacidad y la primera causa de muerte en las mujeres», apunta Trejo. Además, en el 78% de los casos de daño cerebral el ictus es el causante. El ictus es una enfermedad muy frecuente, una de cada seis personas lo sufrirá, pero en España hay menos enfermedades vasculares que en otros países y eso es importante. «El control de la hipertensión arterial es crucial porque esta es un enemigo silencioso que no duele pero que, cuando se manifiesta, es grave», añade Trejo. Prevenir y controlar la hipertensión es un mecanismo muy eficaz para prevenir el ictus o la repetición de este.

Los síntomas que expresan que se puede estar sufriendo un himno son:

- Pérdida repentina de la fuerza en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.

- Alteración repentina en la sensibilidad («acorchamiento», hormigueo») en cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.

- Pérdida súbita de la visión de uno o ambos ojos.

- Dificultad repentina para hablar, expresarse o comprender el lenguaje.

- Dolor de cabeza súbito, de alta intensidad y sin causa aparente

- Sensación de inestabilidad o desequilibrio bruscos, en especial si se acompaña de algunos de los anteriores.

El ictus se puede prevenir:

1) Llevar una dieta rica y saludable, baja en sal y grasas.

2) Realizar actividad física de forma regular.

3) Controlar el peso, la presión arterial y los niveles de colesterol y azúcar en sangre (y, en su caso, tratar de forma correcta).

4) Abandonar el tabaco y restringir el consumo de alcohol a niveles moderados.

5) Controlarse el pulso de forma regular y, caso de apreciarlo rápido o con palpitaciones en una situación de reposo, consultar al médico.