Las farmacias de Burgos inician mañana el nuevo sistema contra los medicamentos falsificados

Cartel y símbolo identificativo de una farmacia burgalesa. /Gabriel de la Iglesia
Cartel y símbolo identificativo de una farmacia burgalesa. / Gabriel de la Iglesia

El Colegio Oficial de Farmacéuticos ha realizado diversos talleres y sesiones formativas a los colegiados

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Mañana, 9 de febrero, arranca oficialmente el Sistema Español de Verificación de Medicamentos (SEVeM), un método aprobado por normativa europea que tiene por objetivo prevenir la entrada de medicamentos falsificados en la cadena de suministro legal.

Sobre la puesta al día de las 203 farmacias repartidas por la provincia burgalesa, el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Burgos, Miguel López de Abechuco Torío, ha señalado que «la farmacia burgalesa está realizando un gran trabajo para garantizar la seguridad de los pacientes y, además, para que en todo este proceso tecnológico de verificación de medicamentos el paciente no se vea afectado, ni repercuta en la calidad del servicio farmacéutico que prestamos las farmacias. Los pacientes sólo notarán que hay un código nuevo en los envases, del resto nos encargamos los farmacéuticos».

Asimismo, el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Burgos ha agradecido todo el trabajo realizado de forma conjunta, y a todos los niveles, para llevar a cabo e implantar este complejo proyecto tecnológico en las 203 farmacias de la provincia. A este respecto, desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Burgos se han venido realizando pruebas de conexión al Sistema Español de Verificación de Medicamentos (SEVeM), a través de Nodofarma Verificación, y se han impartido diversos talleres y sesiones formativas a los colegiados para que todas las farmacias estén preparadas y el sistema funcione a la perfección a partir de mañana, 9 de febrero.

Evitar falsificaciones

Este nuevos sistema consiste en la incorporación en el envase de los medicamentos de dos dispositivos de seguridad: un identificador único o código bidimensional Datamatrix, que identifica individualmente el envase, y un dispositivo contra manipulaciones en el embalaje exterior, que puede ser un sello o un precinto que permita verificar visualmente si el envase del medicamento ha sido manipulado o no.

Estos dispositivos de seguridad presentes en el envase de los medicamentos tendrán que ser verificados y autenticados en la oficina de farmacia por parte del profesional farmacéutico en el momento de la dispensación. Para ello, el farmacéutico escaneará el código de cada envase y se conectará al repositorio nacional, que estará sincronizado con la plataforma europea, para confirmar que el producto que llega al paciente es el mismo que salió de la planta de producción farmacéutica. Para hacer posible este refuerzo en materia de seguridad y verificación de los medicamentos, las oficinas de farmacia han realizado en los últimos meses un esfuerzo logístico, en lo que se refiere a la adquisición de escáneres, actualización de software y comunicaciones.

Miguel López de Abechuco Torío califica este paso como un nuevo éxito de la Farmacia española que vuelve a dar muestras, una vez más, de su capacidad tecnológica y de su compromiso con la seguridad de los pacientes. «La Farmacia española es un referente a nivel internacional. Una Farmacia Marca España, ahora España Global, que con el desarrollo de este sistema damos respuesta en tiempo y forma a la normativa europea y a los ciudadanos españoles», señala el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Burgos. «La falsificación de medicamentos en el canal legal no supone un problema real en España gracias al actual modelo de Farmacia; pero supone una amenaza global, que no entiende de fronteras y que requiere de una lucha conjunta. Para los farmacéuticos, la seguridad de los pacientes es nuestra prioridad», añade López de Abechuco.