El HUBU recibe la acreditación 'SEC-Primaria' por su integración asistencial entre cardiología y atención primaria

Acto de entrega de acreditaciones en la Sociedad Española de Cardiología./BC
Acto de entrega de acreditaciones en la Sociedad Española de Cardiología. / BC

Este programa busca mejorar y promocionar la calidad asistencial de las unidades de insuficiencia cardiaca para incrementar la calidad de vida de los pacientes

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Hospital Universitario de Burgos (HUBU) ha sido reconocido, junto con otros once hospitales de siete comunidades distintas, con la acreditación 'SEC-Primaria' por su labor asistencial en insuficiencia cardiaca. De esta forma, pasa a formar parte de un proyecto español pionero a nivel europeo en la acreditación nacional que reconoce la integración asistencial entre cardiología y atención primaria con un uso eficiente de los recursos.

El servicio de cardiología del HUBU, dirigido por el doctor Pablo Ruiz Pérez, ha cumplido con los estándares de calidad exigidos por la Sociedad Española de Cardiología en cuanto a integración asistencial de atención primaria y especializada, gracias a la existencia de un programa de consultoría cardiológica en los centros de salud que desde el año 2016 lidera el doctor Edmundo Molinero Herguedas. Esta estructura organizativa está basada en reuniones periódicas presenciales entre los médicos de cabecera y un cardiólogo del HUBU. Durante las sesiones se presentan casos clínicos de forma conjunta, lo que permite, por un lado resolver las consultas más sencillas en ese momento evitando el desplazamiento innecesario de muchos pacientes, y por otro, agilizar los casos más complejos o graves que requieren una atención hospitalaria preferente.

Para cumplir los objetivos de calidad exigidos dentro del programa SEC-Primaria se han creado varios grupos de trabajo multidisciplinares en lo que participan representantes del personal médico y de enfermería, tanto del ámbito hospitalario como de atención primaria. También se han incorporado herramientas de trabajo que favorecen el trabajo en equipo como la creación de protocolos conjuntos estandarizados para las patologías cardiacas más frecuentes como por ejemplo, la insuficiencia cardiaca, la fibrilación auricular o la cardiopatía isquémica. Este proyecto se sostiene gracias a la alta motivación y el compromiso profesional de un grupo de personas que desarrollan esta actividad añadida a sus tareas habituales; en concreto siete cardiólogos del HUBU y todos los médicos de atención primaria sin los cuales no sería posible trasladar a la realidad clínica el contenido de este programa.

¿Qué es el programa SEC-Calidad?

El programa SEC-Calidad tiene por objetivo mejorar la prevención, diagnóstico y seguimiento de las enfermedades cardiovasculares en España. La línea estratégica de SEC-Calidad integra, entre otros, los subproyectos de SEC-Excelente para reducir la variabilidad de las actuaciones de la práctica clínica en los procesos y procedimientos que la SEC tiene protocolizados, y SEC-Primaria, para mejorar la continuidad asistencial y la comunicación entre cardiología hospitalaria y asistencia primaria. Ambos subproyectos contribuyen a generar conocimiento y a mejorar la calidad asistencial, contando con la colaboración y apoyo científico, técnico e institucional tanto de los propios profesionales como de los gestores de servicios sanitarios.

Junto al Hospital de Burgos han sido reconocidos otros diez hospitales: Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Islas Canarias; Hospital Universitario de Albacete, Castilla la Mancha; Hospital Universitario Infanta Cristina Parla, Comunidad de Madrid; Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, Región de Murcia; Hospital Comarcal Santa Ana de Motril, Andalucía; Hospital Fundación Jiménez Díaz, Comunidad de Madrid; Hospital de la Marina Baixa, Comunidad Valenciana; Hospital Clínic de Barcelona, Cataluña; Consorci Sanitari de Terrassa, Cataluña y Hospital General Universitario de Elche, Comunidad Valenciana.

Excelencia asistencial en IC

La SEC ha establecido tres tipos de unidades de insuficiencia cardiaca dependiendo de sus características y del tipo de hospital del que dependen: comunitaria, especializada y avanzada. Según el tipo de unidad del que se trate, se requieren unos criterios específicos para optar a la certificación.

El proceso de acreditación consta de tres fases: revisión de la documentación solicitada, auditoría, e informe con observaciones y recomendaciones de mejora. Si la valoración final del Comité Científico es favorable, la SEC emitirá un certificado de acreditación de la unidad, reconociendo el cumplimiento de los estándares establecidos. Los procesos de acreditación son exigentes para conocer que las unidades de IC existentes en nuestros hospitales cumplen los máximos estándares de calidad asistencial.

Insuficiencia cardiaca, una enfermedad en aumento

La insuficiencia cardiaca es la forma terminal de todas las cardiopatías. Es una enfermedad que impide el correcto bombeo del corazón, haciendo que no llegue suficiente riego sanguíneo al organismo y que se acumulen los líquidos que el corazón no bombea adecuadamente. Afecta al 2,7 % de la población española mayor de 45 años y a ella se destina entre el 2 y el 3 % del gasto sanitario total.

La asistencia ventricular mecánica es el procedimiento por el que un dispositivo se implanta en el cuerpo para aumentar la cantidad de sangre que circula por el mismo. Estos dispositivos han demostrado ser eficaces y capaces de reemplazar la función cardiaca. Los dispositivos implantables de estimulación cardiaca han crecido tanto en número como en complejidad desde su introducción en 1958. En la actualidad, incluyen marcapasos, desfibriladores automáticos implantables y dispositivos de resincronización cardíaca para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca.

Para su tratamiento se requiere un abordaje multidisciplinar que contempla un amplio abanico de profesionales, incluyendo cardiólogos, cirujanos cardiovasculares, médicos internistas, médicos de atención primaria, además de enfermeras especializadas. De hecho, todos estos profesionales forman parte de las unidades de insuficiencia cardiaca.

Insuficiencia cardiaca, una enfermedad en aumento

La insuficiencia cardiaca es la forma terminal de todas las cardiopatías. Es una enfermedad que impide el correcto bombeo del corazón, haciendo que no llegue suficiente riego sanguíneo al organismo y que se acumulen los líquidos que el corazón no bombea adecuadamente. Afecta al 2,7 % de la población española mayor de 45 años y a ella se destina entre el 2 y el 3 % del gasto sanitario total.

La asistencia ventricular mecánica es el procedimiento por el que un dispositivo se implanta en el cuerpo para aumentar la cantidad de sangre que circula por el mismo. Estos dispositivos han demostrado ser eficaces y capaces de reemplazar la función cardiaca. Los dispositivos implantables de estimulación cardiaca han crecido tanto en número como en complejidad desde su introducción en 1958. En la actualidad, incluyen marcapasos, desfibriladores automáticos implantables y dispositivos de resincronización cardíaca para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca.

Para su tratamiento se requiere un abordaje multidisciplinar que contempla un amplio abanico de profesionales, incluyendo cardiólogos, cirujanos cardiovasculares, médicos internistas, médicos de atención primaria, además de enfermeras especializadas. De hecho, todos estos profesionales forman parte de las unidades de insuficiencia cardiaca.

Temas

Sanidad