El HUBU requeriría de una decena de anestesistas para potenciar el tratamiento del dolor

Lacalle se ha reunido con los organizadores/BC
Lacalle se ha reunido con los organizadores / BC

Burgos acogerá en octubre la reunión anual de la Sociedad de Anestesia Regional y Tratamiento del Dolor

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Burgos necesita pontenciar el tratamiento del dolor, tanto del dolor crónico como del agudo. Y para ello no vale solo con contar con una unidad multidisciplinar en el Hospital Universitario de Burgos (HUBU), que además se encuentra infradotada de personal. Se requiere de un aumento de plantilla, una de las demandas más antiguas del Servicio de Anestesiología y Reanimación del HUBU, que cuenta actualmente con 36 profesionales.

Blanca Martínez, anestesista del HUBU, insiste en que «no se está potenciando» debidamente el tratamiento del dolor, pues no se cuenta con personal suficiente para cubrir todas las necesidades diarias y dedicar, además, esfuerzos a esta rama sanitaria. La Unidad del Dolor tiene déficit de profesionales, como el resto del servicio, que necesitaría incorporar casi una decena de anestesistas.

Entre 8 y 9, explica Luis Arias, y se espera poder incorporar algún profesional con la nueva remesa de residentes que acabarán ahora su periodo de práctica. El HUBU tiene permanentemente 8 residentes, dos por año, de ahí que solo dos puedan incorporarse este 2019, cuando acaben su residencia, si así lo desean. Eso sí, el HUBU podría recibir algún profesional de otros centros hospitalarios, aunque la deficiencia es generalizada, faltan anestesistas en casi todos los hospitales.

Además, Blanca Martínez espera que la celebración en Burgos de la reunión anual de la Sociedad de Anestesia General y Tratamiento del Dolor, que tendrá lugar en octubre, sival para «pegarle un empujón al tratamiento del dolor». El Fórum Evolución acogerá, del 2 al 4 de octubre, este encuentro profesional al que asistirán unas 600 personas llegadas de diferentes puntos del país.

Se trata de una reunión «muy práctica», en la que se analizarán las novedades en anestesia regional y tratamiento del dolor. Además, se realizará por primera vez en España el examen EDRA, que acredita a los anestesistas sobre su conocimiento y dominio del bloqueo regional y el tratamiento del dolor agudo, de ahí el interés especial del congreso.