Una infografía para ayudar a los sanitarios ante una agresión física o verbal

Imagen de archivo de sanitarios en un hospital/Henar Sastre/EL Norte de Castilla
Imagen de archivo de sanitarios en un hospital / Henar Sastre/EL Norte de Castilla

El Colegio de Médicos de Burgos busca ayudar a los profesionales para que sepan cómo actuar en caso de agresión física o verbal en el ejercicio de sus funciones

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Colegio Oficial de Médicos de Burgos ha elaborado una infografía que pretende servir de apoyo al profesional médico ante cualquier episodio de naturaleza violenta y servir de guía para los especialistas que trabajan a diario para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Así lo han explicado fuentes de la organización a través de un comunicado recogido por Europa Press, en el que se explica que esta iniciativa se une al protocolo de actuación que hace tan solo unos meses firmaron el propio Colegio de Médicos y la Subdelegación del Gobierno en Burgos, con el objetivo de saber cómo actuar ante una agresión y a quién dirigirse para preservar la integridad y derechos.

Así, el protocolo establece que, ante un posible riesgo de agresión, el primer paso del profesional sea tener prevista una salida del lugar, por lo que se recomienda que éste se sitúe siempre en zonas cercanas a las puertas y no como sucede en la mayoría de las consultas, donde es el paciente el que ocupa esta posición.

Del mismo modo, recomienda al profesional que solicite la presencia de un compañero u otra persona cercana que le ayude a terminar o salir de la situación de violencia, o que accione el botón de pánico en caso de que lo tuviera.

A partir de ahí, el protocolo establece que la situación se ponga en conocimiento de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, especialmente si fracasan los intentos del facultativo de disuadir al agresor o la situación persiste.

Asimismo, se recomienda al médico que acuda al Servicio de Urgencias para valorar las lesiones físicas o psíquicas que pudiera tener, así como para obtener un informe médico que complemente la denuncia posterior, y que se recabe toda la información posible acerca del agresor, situación y testigos.

Finalmente, el protocolo establece que se comunique el incidente al responsable del centro, que sea éste el que se ponga en contacto con los itnerlocutores de los Cuerpos de Seguridad y que se ponga en conocimiento del Colegio de Médicos lo sucedido, para a continuación dar cuenta de lo mismo en el pertinente registro de agresiones del organismo.

Hay que recordar que el Observatorio Nacional de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC) registró en 2017 un total de 515 casos de agresiones, frente a los 495 de la anualidad anterior, lo que supone un incremento del cuatro por ciento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos