«No habrá un solo tratamiento que cure todos los cánceres»

La directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, María Blasco./EFE
La directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, María Blasco. / EFE

La clave para desarrollar mejores terapias contra los tumores está en comprender el origen molecular del cáncer, afirma la científica

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

Los avances en la investigación del cáncer de dos grandes centros de referencia mundial, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) de España y el Instituto Weizmann de Ciencia de Israel, serán debatidos en unas jornadas científicas que se celebrarán en Israel esta semana. Los investigadores de ambas instituciones compartirán sus estudios sobre el origen molecular de los tumores, la metástasis o la inmunoterapia. La idea de este encuentro, patrocinado por la Fundación Ramón Areces, es que «aumenten las sinergias» entre ambos equipos, explica María Blasco, directora científica del CNIO. «Presentaremos distintos proyectos desarrollados para entender el origen del cáncer desde el punto de vista atómico».

-¿Qué aporta a la lucha contra la enfermedad esa comprensión de su origen molecular?

-La mayor parte de los fármacos nuevos con los que se está tratando el cáncer tiene su origen en entender por qué se produce. Se han desarrolado terapias específicas para determinadas alteraciones y mutaciones de tumores. En el caso de la inmunoterapia está dirigida a determinadas moléculas que permiten que el tumor escape a nuestro sistema inmunológico. En definitiva, la mayor parte de las terapias que se han desarrollado en estos 20 o 30 años tienen que ver con el conocimiento profundo del origen molecular del cáncer. Pero hay que aprender mucho más. Hay casi tantos tipos de cáncer como pacientes.

-¿La inmunoterapia sigue siendo la gran esperanza?

-Hay muchos cánceres que se curan y la inmunoterapia es uno de los últimos avances. No habrá un solo tratamiento que cure todos los cánceres, porque los tumores son muy diferentes unos de otros. Pero cada día tenemos más herramientas para controlar el cáncer, y muchas veces incluso curarlo. De esta manera, cada vez tenemos más maneras de bloquear su crecimiento.

«Los pacientes con cáncer deberían tener garantizado el acceso a los medicamentos»

-Entre los tipos de cáncer, ¿se estudian unos más que otros?

-Los tumores más frecuentes son los que más se han estudiado. En general, cuanto más raro, menos investigación hay asociada. Pero es algo que está cambiando, porque la aproximación al estudio del cáncer es muy molecular y trata de entender las alteraciones de cada paciente para encontrar el tratamiento más adecuado a su tipo de cáncer.

-¿Qué cánceres se curan con más frecuencia?

-Los que se han investigado más. Pero depende del momento en que se detecta. El problema es cuando las células del tumor original han viajado por la sangre y han invadido otros tejidos. Da igual cuál sea, cuando hay metástasis, es más complicado el tratamiento.

-¿Cómo se logra el equilibrio entre la investigación científica pura y el interés comercial?

-Nosotros estudiamos los mecanismos básicos del origen del cáncer, que muchas veces son iguales en los frecuentes y en los raros. En nuestro caso, al tener financiación pública, no tenemos ningún tipo de restricción e investigamos las cosas más desconocidas del cáncer. Por ejemplo, la metástasis. Y tenemos nuestro propio programa de descubrimiento de fármacos, basado en nuestro interés, no económico, sino científico.

-¿El coste de los nuevos fármacos podría impedir el acceso universal a los tratamientos?

-No debería. Por lo menos en países como España, con una sanidad pública, los pacientes con cáncer deberían tener garantizado el acceso de los medicamentos.

-¿Qué imagina que pasará a medio plazo en la lucha contra el cáncer?

-Los últimos diez años han sido una revolución en el tratamiento. Ahora bien, debido al envejecimiento de la población, aumentará la incidencia del cáncer, pero habrá más curaciones.