La ministra promete tomar medidas para «combatir» las pseudociencias

María Luisa Carcedo./
María Luisa Carcedo.

La titular de Sanidad liga la reversión del copago farmacéutico y la mejora de la dependencia a que la oposición apruebe los Presupuestos de 2019

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

La ministra de Sanidad se comprometió ayer en el Congreso a poner en marcha iniciativas para «combatir» en España la proliferación de las pseudociencias y de las terapias sin base científica, como la homeopatía, cuya utilización ha causado lesiones graves, e incluso la muerte, a varios enfermos.

María Luisa Carcedo, en su primera comparecencia en la Cámara baja desde que hace un mes se hizo cargo de la cartera de Sanidad por la dimisión de Carmen Montón, indicó que en la elaboración de esta estrategia trabaja en «estrecha colaboración» con el Ministerio de Ciencia, que comanda Pedro Duque, y con el asesoramiento del Instituto de Salud Carlos III.

La ministra recordó que el Gobierno ha instado a la Comisión Europea a que modifique sus directivas para que deje de considerar los compuestos homeopáticos como medicinas. Entre tanto, los trabajos del Ejecutivo se dirigen a controlar este mercado, a poner en práctica un plan global contra las pseudoterapias y a prevenir a la sociedad del riesgo de estos productos y de las terapias sin evidencia científica.

La declaración de Carcedo fue la respuesta a un duro comunicado del Consejo General de Colegios de Médicos, que le reclamó ayer un pronunciamiento «expreso e inmediato» contra las pseudociencias, la elaboración de un plan estratégico para combatirlas y la aprobación de un marco regulatorio que impida estas actividades «engañosas, fraudulentas y contrarias a la ciencia». El contundente escrito de la médicos se produjo un día después de que se supiese que una mujer de Jaén tuvo que ser intervenida de urgencia para tratar de salvarle la vida y reparar la rotura de un ventrículo provocada por las punciones en su tórax de un médico naturista.

Vacunación de adultos

Carcedo, que en líneas generales mantiene la hoja de ruta de su predecesora en el cargo, indicó que en el eje de su programa está revertir el copago farmacéutico implantado por el PP en 2012 y los recortes al sistema de dependencia decididos también por el Ejecutivo de Mariano Rajoy el mismo año. Sin embargo, dejó claro a los diputados de la oposición que la reversión de ambos recortes está íntimamente ligada con que sus grupos hagan posible que el Gobierno de Pedro Sánchez pueda aprobar unos presupuestos para 2019. Caso contrario, dio a entender, no habrá dinero para ambas medidas.

Sobre el copago farmacéutico no entró en detalles, pero indicó que ya ha comenzado el diálogo con los grupos políticos para eliminarlo «comenzando por las personas más vulnerables», lo que parece apuntar a los pensionistas con ingresos inferiores a los 18.000 euros, que desde 2012 pagan un tope de 8,26 euros al mes por sus medicinas.

Sobre la dependencia, Carcedo señaló que su ministerio precisa contar con presupuestos, con las cuentas que le aportarán los recursos adicionales necesarios para poder volver a pagar las cotizaciones a la Seguridad Social a las aproximadamente 200.000 cuidadoras familiares a las que se le suprimieron en 2012 y para cumplir con el acuerdo de la Conferencia de Presidentes de elevar en un 15% la aportación del Estado al sistema entre 2018 y 2020.

La titular de Sanidad explicó que su departamento ha logrado un consenso para la implantación de un calendario vacunal para población adulta sana y en grupos de riesgo, que se sumará al de niños y adolescentes, y que tiene el respaldo de todas las comunidades autónomas.

Carcedo también aseguró que quiere impulsar la aprobación «urgente» de la ley de Protección Integral frente a la Violencia contra la Infancia, cuyo proyecto está en la fase final de elaboración.

La ministra informó de que varias de las grandes estrategias de salud que quiere impulsar su departamento están casi terminadas. Puso como ejemplo el nuevo Plan de Salud Mental, que tiene planeado poder presentar en diciembre. Dentro de esta estrategia global irá incluido el plan de prevención del suicidio, que es la principal causa de muerte prevenible en España y que en 2016 acabó con la vida de 3.569 españoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos